Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

domingo, 18 de mayo de 2014

Gante... una ciudad con dos castillos, y un emperador de un imperio donde no se ponía el sol...




Si estáis en Bruselas, una bonita excursión sería la visita a la ciudad de Gante. En un día se puede visitar tranquilamente, incluyendo un paseo en barca por sus canales, (de hecho es la mejor manera de verla).
En el siglo XVI Gante fue después de París la ciudad más grande al norte de los Alpes. Aquí nació el Emperador Carlos V en el 1500. Hasta la "Batalla de las Espuelas de Oro" en 1302, la ciudad estaba dominada por unas cuantas familias de ricos comerciantes. El pueblo los apodaba los "Leliaerts" vocablo derivado del "lelie", que quiere decir lirio en flamenco, en alusión a la flor de lis del escudo de Francia, ya que apoyaban generalmente la política del rey de Francia, contra la del Conde de Flandes. Cuando en el siglo XIV los artesanos y los gremios adquirieron mayor poder político, Gante obtuvo un gobierno más democrático.
Al bloquear Inglaterra, la importación de las materias primas imprescindibles para la industria textil, que en aquel momento era de vital importancia, Gante se vio obligada a tomar partido por Inglaterra durante la Guerra de los Cien Años. En 1345 el "Hombre Prudente de Gante" (Jacobo de Artevelde, un rico comerciante de paños encabezó la resistencia contra el Conde de Nevers, vasallo del rey de Francia) fue asesinado por sus conciudadanos, al no cumplir el rey inglés las promesas hechas. Gante tiene que renunciar a su pacto con Inglaterra y reconocer como soberano al rey de Francia.
A través de los siglos, los ganteses han conservado su reputación de testarudos y obstinados, incluso se sublevaron contra su propio príncipe heredero, el Emperador Carlos V, nacido en la misma ciudad. Pero esto fue ir demasiado lejos y los ganteses fueron humillados públicamente y la Campana Roeland, símbolo de la independencia gantesa, fue bajada de la Torre Municipal.
Por desobediencia al emperador Carlos V, la rebelde ciudad de Gante fue condenada por él a una humillación pública. El 3 de Mayo de 1540, un cortejo de ganteses descalzos, sólo con una camisa y una soga alrededor del cuello, salió desde el Ayuntamiento hasta la corte de los Príncipes, allí tuvieron que postrarse ante el Emperador y pedir clemencia en voz alta. Desde entonces, se les apoda "los que llevan la soga al cuello" o "Stropkes" (en neerlandés), un mote del que se sienten muy orgullosos. La soga negra y blanca es además, el símbolo de la ciudad.
La Gran Triunfante (De Grote Triomphante) es una campana fundida con los restos de la antigua y temida Campana Roldan (Klokke Roeland) que se agrietó en 1659. Aquí, espera confiada poder volver de nuevo al campanario municipal para convertirse en la numero cincuenta y cinco de este único carillón.
A partir de este hecho comenzó progresivamente el declive económico. Perdió su salida hacia el mar y la población disminuyó considerablemente. A partir del s.XVIII se produjo un resurgimiento económico. En 1816, bajo el gobierno holandés, se fundó la Universidad y diez años más tarde, se convirtió de nuevo en puerto marítimo, gracias al canal Gent-Terneuzen.
A pesar de todo, Gante siguió nadando a contracorriente y en el marco de la lucha por la independencia de Bélgica, muchos de sus habitantes continuaron siendo partidarios de la Casa Holandesa de Orange. Más tarde, la ciudad se transformó en el primer gran polo industrial del continente, lo que explica que también fuera la cuna del movimiento socialista y de las primeras organizaciones sindicales.
En 1913, mostró su mejor faceta con motivo de la Exposición Universal. Debido a que durante las dos guerras mundiales fue apenas bombardeada, se ha conservado gran parte del patrimonio histórico.

Llegamos a la ciudad en tren, y allí mismo cogemos un trolebús que nos lleve al centro, a la parte antigua de la ciudad. Lo primero que te sorprende es ver el número de bicicletas aparcadas en la plaza donde está la estación. Cogemos el trolebús número 1, y en 15 minutos nos plantamos en la plaza Korenmarkt. Cuidado al bajaros, que entre tranvías, trolebuses, y bicicletas se tiene que ir con mil ojos. Desde la subida de la calle de San Miguel se obtiene una buena visión de los símbolos de la ciudad, el campanario de la Catedral de San Bavón, la torre de la Guardia (que se llama Belfort) y la Torre de la iglesia de San Nicolás[Sint-Niklaaskerk]
La Iglesia de San Nicolás fue construida en el siglo XIII sobre un templo más antiguo incendiado en el año 1176. Es un claro ejemplo del denominado gótico escaldiano, con una fachada exterior de acusada verticalidad de la que sobresalen los grandes contrafuertes flanqueados por torres.
http://4.bp.blogspot.com/-g-TBh44-Mog/UGTDsg7qtDI/AAAAAAAABhA/xMfiNdfvdD0/s1600/0gan-barco1.jpgSu nombre se debe a que la iglesia perteneció antiguamente al gremio de los comerciantes, gremio cuyo patrón es San Nicolás.
Durante la Revolución Francesa  fue devastada y utilizada como cuadra de caballos; desde entonces se inició un amplio proceso de reconstrucción, que todavía sigue a día de hoy.
Delante de la iglesia de San Nicolás, esta la auténtica Casa Gremial de los Albañiles del s. XVI. En su parte superior, después de una fachada escalonada, hay seis bufones que parecen que están bailando. Bajo esta edificación, que es propiedad de la Federación de Turismo de Flandes Oriental, se conserva todavía un sótano del s. XIII. No hay que confundir con las replicas construidas en la calle Graslei, en 1974 en una restauración se dieron cuenta de la fachada originar y la reformaron exactamente igual a la de la época.

Exterior de la CatedralCatedral de San Bavon [Sint-Baafskathedraal] Este espléndido edificio que mezcla los estilos gótico, románico y barroco es una de las visitas obligadas de la ciudad. San Bavon fue un noble de la ciudad, del siglo VII, que se convirtió en santo después de regalar todos sus bienes a los pobres y entrar en un monasterio. La Catedral, con su poderosa torre, quizás sea el símbolo de la ciudad de la que más orgullosos están los habitantes de Gante. La iglesia más importante de Gante adquiere relevancia por dos hechos principales; el primero porque aquí fue bautizado, en el año 1500, el emperador Carlos I de España y V de Alemania. Fue un 24 de febrero del año 1500 y aquel agua bendita que sobre su cabeza recibió el hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso lo convirtió en heredero del trono de los Países Bajos y el Ducado de Borgoña y de la Corona de Castilla y Aragón, entre otros muchos. En esa época era aun una iglesia románica y el Emperador comenzó su transformación en Iglesia Gótica, después de su muerte 58 años después seguía la transformación, en la actualidad de la época románica solo queda la cripta que es del siglo XII. 


«Lamgods closed» de User:Copyright Pol Mayer / Paul M.R. Maeyaert (en.wikipedia) - en.wikipedia. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Lamgods_closed.jpg#/media/File:Lamgods_closed.jpg
La catedral de San Bavon contiene una de las obras maestra de Rubens “La entrada al monasterio de San Bavon”, pero realmente la mas conocida de las obras maestras que hay en la catedral es la “Adoración del Cordero Místico” de Huberto y Juan van Eyck realizado en 1432. La historia de esta obra es muy larga, pero cabe destacar que Napoleón se hizo con ella, que en la segunda Guerra mundial fue reclamada por los Nazis y que la parte de la tabla de los Jueces Íntegros es una replica porque fue robada en 1934 y aun no se ha encontrado.
El edificio con un Altar Mayor Barroco realizado en mármol, tiene un púlpito de roble y mármol de estilo rococó.
El Belfort es la torre más importante de Gante. Cuando un conde daba a una población el derecho a constituirse en ciudad, le otorgaba unas libertades y le daba el derecho a levantar una torre e instalar en ella una campana. En otros tiempos, custodiaba celosamente los fueros adquiridos por la ciudad en 1180.

"Belfort van Gent 2" by Maros. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Belfort_van_Gent_2.jpg#/media/File:Belfort_van_Gent_2.jpg
La torre los protegía pero, sobre todo, era la mayor muestra de las libertades conseguidas.
Torre del Campanario (Belfort) que forma junto a la Catedral de San Bavón y la Iglesia de San Nicolás, lo que se conoce como el mágico triángulo de las tres torres de Gante.
Construida en el año 1313, esta torre simboliza la autonomía de la ciudad y el enorme poder de los gremios medievales. En la cúspide de esta impresionante torre vigía, el dragón vela por sus habitantes.
En su interior se puede observar una exposición de campanas, entre las que se encuentra la famosa campana Roland, con su mítico dragón pintado en oro. También hay un pequeño museo con el resto de dragones y en lo alto de la Torre se accede al exterior, desde donde se obtienen las mejores vistas de Gante.
Es un monumento declarado por la Unesco "Patrimonio de la Humanidad". En la planta baja se encuentra la Oficina de Turismo. En frente del Belfort, se levanta el Ayuntamiento, con la curiosidad de que el ala derecha del mismo es de estilo gótico tardío, mientras que el izquierdo es de estilo gótico renacentista. En uno de sus salones se firmo la "Paz de Gante" en 1576, que selló la paz de las guerras religiosas. La fachada más destacable es la que da a Hoogpoortstraat, con una profusa decoración en estilo gótico flamígero (siglo XVI) y numerosas estatuas colocadas en hornacinas. 

Es la fachada más antigua, donde se encontraban la sede de los regidores de la Keure(constitución urbana).
Sin embargo, la fachada de la calle Botermarkt es mucho más sobria, de estilo renacentista italiano, construida entre 1600 y 1622. Allí se encontraba la sede de los regidores conocidos como los Parchons o jueces de la paz. Sobre todo os llamará la atención el colorido canalón, pintado a rayas blancas y azules. Es la clara línea divisoria entre estos dos estilos arquitectónicos que tiene el Ayuntamiento.
Las dos calles más bonitas de la ciudad son el Graslei (el muelle de las hierbas) y la Korenlei (el muelle de los graneros). Los edificios que podemos observar son de los siglos XII y XVII y corresponden a los diferentes gremios.  Al fondo del Graslei, en el lugar donde se juntan los ríos Leie y Lieve encontramos el imponente Gravensteen, o Roca de los Condes. 
"Gravensteen (Gent) MM" by Maros. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Gravensteen_(Gent)_MM.jpg#/media/File:Gravensteen_(Gent)_MM.jpg
El barrio de Patershol es medieval y se ha mantenido practicamente intacto hasta la actualidad. En la Plaza del Mercado del Viernes (Vrijdagmarkt) encontramos numerosos edificios antiguos que pertenecían a los diferentes gremios medievales y donde estaba la vida pública del momento. La mejor cervecería de la ciudad Se encuentra situada en esta plaza ( Vrijdagmarkt 50) y su nombre proviene del arma medieval que tiene la ciudad de Gante, el cañón Dulle Griet que se encuentra en las proximidades del local. El bar cuenta con 250 tipos de cerveza pero la más famosa y la que la mayoría de la gente suele pedir es la cerveza Kwak. Esta cerveza se sirve en un vaso de unos 50 cm de largo con forma de probeta y tiene una capacidad de 1,2 litros y unos 6 grados de alcohol.En el propio bar llaman a esta especialidad la “Max van het huis” que significa “Quítese el zapato”, esto se debe a que para poder pedir una Kwak primero has de dar tu zapato al camarero, este lo coloca en una cesta junto con el resto de zapatos de la gente y lo suben mediante una polea al techo mientras  tocan una campana. El motivo por el cual hacen esto se debe a que los vasos donde se sirve esta cerveza son muy caros y en la antigüedad (y seguro que ahora también) tendían a robarlos. Es por eso que se tomó como tradición pedir el zapato como fianza para evitar que los vasos desapareciesen yaun se sigue manteniendo. Este impresionante cañón de hierro forjado de color rojo pesa 12.500 Kg y popularmente se le conoce como "Margarita la Loca", fue utilizado durante mucho tiempo como cubo de basura o como cama ocasional de borrachos extraviados. Por esta razón se ha tapado el hueco con una placa. El cañón permanece en este lugar desde hace 425 años, sin haber lanzado ni un solo proyectil.
El Muelle de las Hierbas (Graslei) es, sin lugar a dudas, uno de los lugares más mágicos de Gante y el más apreciado por sus habitantes. Este puerto medieval está repleto de vida. Sus terrazas, sus edificios históricos alineados a la perfección, su romántico canal...Un buen sitio para sacar unas buenas fotos es en el Puente de SAn Miguel, sobre el río Leie y une las dos orillas del Graslei i el Korenlei.
Cada casa del muelle tiene su propia historia; el almacén de trigo, la Casa Gremial de los Mediadores de Granos (Eerste Korenmetershuis), que data del siglo XV, la primera casa que existió para pesar el grano que llegaba a la ciudad. También podemos ver la Gildenhuis van de Metselaars, o casa de hermandad de los masones en 1527, con su alta y elegante fachada, coronada con bellos pináculos, la Casa Gremial de los Marineros firmes, la de los recaudadores de impuestos o la de la Aduana aguardan impacientes al visitante para mostrarle todos sus encantos. Al caer la noche, el reflejo de los esplendorosos edificios en el agua del canal es simplemente digno de admirar...
Besando sus orillas está el auténtico despliegue de arquitectura románica, gótica y renacentista que invitan a pasear y relajarse mientras la imaginación vuela a tiempos remotos. Es el testimonio del florecimiento de la economía gantesa durante la Edad Media. En frente en la otra orilla esta el Korenlei. De la mayoría de los edificios originales, sólo se conservan algunas fachadas. Aquí estaba situado desde el S.XI, el puerto comercial más importante de Gante.
Sobre la Korenlei, se encuentra el Museum voor Volkskunde (Museo de Etnología), que se compone de 18 casitas típicas flamencas, llenas de recuerdos sobre la vida popular de Gante hacia el 1900. Este museo está cerca del barrio de Patershol.

http://static.panoramio.com/photos/large/54940909.jpg 

Atravesamos el río por el puente Hoojaard para dirigirnos al Groeten Markt, allí se puede visitar la Lonja de Carne.
Lonja de la Carne [Vleeshuis] fue edificada en el año 1707, su techo de madera es merecedor de ser visto y aparte tendréis la posibilidad de tomar el típico jamón de Gante llamado jamón Ganda.
Si atravesamos de nuevo el río, entonces podemos visitar la Antigua Lonja del Pescado [Vismijn]. Lo más importante de esta plaza es su puerta monumental que da entrada a la lonja del pescado, la puerta data del año 1689. En la fachada Neptuno parece vigilar a las estatuas alegóricas de los ríos ganteses: el Escalda (hombre) y el Lys (mujer). También encontramos la Oficina de Turismo. La antigua Lonja de Pescado, que data del S:XVII, cerró sus puertas en 1965. Tras haber pasado por una completa rehabilitación, ha vuelto a abrir al público. El renovado local ofrece la atractiva combinación de turismo, comida, bebida, terraza y punto de partida del paseo en barcas. El restaurante de pescado Bordeau, se halla en sus instalaciones. Delante mismo tenemos el Castillo de los Condes, nosotros cuando entramos sólo pudimos ver el patio interior porque estaba en obras de restauración. El Castillo de los Condes de Flandes (Gravensteen) fue construido a finales del siglo XII por Felipe de Alsacia como símbolo del poder de la ciudad. Ubicado en pleno centro de Gante, sirvió como gran elemento defensivo ya que permitía la vigilancia y el control desde lo alto de la torre.

Desde sus orígenes el Castillo ha tenido varias funciones; en primera instancia fue residencia de los Condes de Flandes, posteriormente pasó a ser Casa de la Moneda, luego prisión y más tarde fábrica de algodón.
En la actualidad se encuentra perfectamente restaurado y todavía conserva a su alrededor el foso medieval con agua, recreando perfectamente sus orígenes. En el interior destaca especialmente la sala de torturas, con una extensa colección de armas e instrumentos empleados para estos fines. En frente del Castillo se halla Veerleplein, un lugar donde se realizaban las ejecuciones publicas que dictaminaban los Condes.Al lado mismo se encuentra el barrio del Patershol, un barrio que te traslada al pasado nada más te adentras en él. Todo son callejuelas estrechas, llenas de pequeños bistrots y tiendecillas.
Seguimos hacia el Puente de los Decapitados, y bajamos río abajo hasta llegar a la plaza de Pens Markt, donde hay un pequeño local donde solo venden sopas, eso sí tienen una gran variedad. Es muy típico comprar una sopa para llevar, en el "Soup'R", y añadirles "toppings" como pan,verduras, especias, queso... e ir a sentarte al sol al lado del canal, en la zona del Graslei.
Aquí se puede coger una barca para conocer la ciudad a través de sus canales, si el castillo ya impresiona en tierra firme, imagináos visto desde una barquita por el río, seguro que era infranqueable. La excursión te lleva río arriba, llegando a una de las puertas de entrada de la ciudad medieval. El guía nos comentó que en esta zona nació Carlos V y te explican todo tipo de anécdotas de la ciudad y sus habitantes.
Otro lugar interesante para ver es el Castillo de Gerardo el Diablo, en neerlandés Geeraard de Duivelsteen, situado en el centro histórico, en la calle Limburg. 
Este castillo data de principios del siglo XIII, tiene una hermosa ubicación junto al río Escalda. De noche, cuando sus muros se reflejan en el agua, es una maravilla. Además, en su momento fue la antigua residencia de los castellanos de Gante, y hoy es el Archivo de Estado.
Está claro que se ha convertido en un lugar más bien administrativo que turístico, pero no está de más acercarse a verlo, pues se encuentra cerca de la Catedral de Gante. Lo que a nosotros nos interesa es que este castillo fue construido por el Caballero Gheraaert Vilain, más conocido por el Diablo. Apenas lo tuvo un siglo su familia, siendo luego vendido a la ciudad de Gante.
Desde entonces ha servido como monasterio, residencia real, escuela, e incluso seminario, orfanato y cárcel. Lo más llamativo son sus torres, acabadas en pináculos plateados, y sus maravillosas ventanas en forma de grandes arcos. Todo ello gracias a la reconstrucción que se llevó a cabo en el siglo XIX, aunque son oficinas estatales se puede visitar.









   







Cataloniëstraat
Cataloniëstraat