Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

domingo, 27 de abril de 2014

Lago de Como, Bellagio, Varenna...


Ubicado en la región de Lombardía, el Lago de Como es el tercer lago más grande de Italia por detrás del Lago de Garda y el Lago Maggiore. Se trata de un lago tranquilo y agradable rodeado de preciosos pueblecitos en los que se pueden pasar unas vacaciones tranquilas y muy especiales. 
También conocido como el Lago de Lario por su nombre en latín (Larius Lacus), el Lago de Como está formado por tres brazos, tiene forma de Y griega puesta del revés; al oeste se ubica la localidad de Como, al este se encuentra Lecco y al norte está Colico.

Para visitar el Lago de Como, lo mejor es no ir en una fecha conflictiva, os lo digo por experiencia pues sólo se nos ocurrió hacerlo en un puente, el del 1 de mayo, que en Italia se celebra y mucho. No caímos en las fechas, además sólo teníamos reservados los vuelos y los coches de alquiler, los hoteles, para qué, seguramente encontraríamos algo... y sí lo encontramos y por chiripa, en la frontera con Suiza, un hostal (pensión o lo que fuera...a día de hoy aún no lo tengo claro) del que no me acuerdo ni el nombre, y cuyas habitaciones daban un pelín de miedo, y más, cuando de pronto, todo queda a oscuras y la dueña tiene que entrar en una habitación (concretamente la de mi hermana) para darle a los fusibles que habían saltado...(se ve que no estaba preparado para que tres habitaciones tuvieran la luz y las teles encendidas al mismo tiempo.) Como estábamos muy cansados no nos importó mucho, y dormimos del tirón. A la mañana siguiente desayunamos en una cafetería y nos dispusimos a empezar la ruta.

La primera parada fue en Como, la ciudad que da nombre al lago, empezamos por su Catedral, un magnífico edificio resultado de diferentes estilos arquitectónicos comenzada en 1396, fue continuada durante el Renacimiento y se terminó en 1740, presenta una fachada decorada con profusión a partir de 1484 por los hermanos Rodari, autores también de la portada norte llamada "de la Rana". La fachada se encuentra flanqueada por dos estatuas renacentistas que representan a Plinio el Viejo y Plinio el Joven. La fachada es del 1455, los cruceros del siglo XVII y la cúpula fue construida siguiendo el proyecto de Juvara. Contiene obras como la "Sagrada Conversación" de Luini, una pintura al fresco de Morazzone y nueve tapices del siglo XVI. El templo tiene 87 metros de largo y la cúpula 78 metros de altura.

El interior es de arquitectura gótica, presenta la clásica estructura de cruz latina y su decoración  es principalmente renacentista. En la nave derecha hay lienzos de Bernardino Luini y G. Ferrari. La iglesia se encuentra coronada con una cúpula de estilo rococó, diseñada por Filippo Juvara

Adosado a la fachada está el "Broletto", el antiguo palacio municipal y actual ayuntamiento, de franjas tricolores de mármol; lo erigieron en 1215 y lo modificaron en 1477 para dejarle espacio a la catedral  con soportales en la planta baja y hermosas ventanas triples en la planta superior.


La Basílica de San Fedele surgió hacia el siglo sexto sobre un templo pagano que ya existía. Merecería una mirada más atenta, la iglesia es de estilo románico lombardo, construida alrededor del año 1120, sobre un edificio preexistente. Destaca la portada del ábside, decorada con bellos bajorrelieves. El interior está compuesto por tres naves, con un espléndido ábside románico con dos hileras de arquerías. La torre del campanario fue reconstruida en el siglo XX. Desde esta misma plaza se puede seguir por Via Vittorio Emanuele y, de camino, disfrutar de algunos de los coquetos patios que se asoman tímidamente a la vía. La Piazza del Mercato del Grano acoge un buen número de edificios bastante antiguos, algunos de exquisita fachada de ladrillo. Nosotros nos dedicamos a callejear por la ciudad, y a tomar algún que otro helado, pero hay unos cuantos museos para visitar como el Museo Cívico Arqueológico con piezas que narran la historia del territorio dentro del palacio Giovo y a la derecha de este, dentro del palacio Olginati está el Museo del Risorgimento.
 
La Pinacoteca Cívica posee pinturas del siglo XII al XVI, y tiene su sede en el Palazzo Volpi. Entre las torres de la ciudad señalamos la Porta Torre (1192).También importantes son la Iglesia de San Abbondio, Palacio Terragni (ex-casa del fascismo), Villa Olmo,Museo de la Seda.. En la Piazza Alessandro Volta se pueden hallar diversos restaurantes donde disfrutar de una cena tranquila. En resumen, merece la pena perderse una tarde por las callejuelas de la ciudad amurallada, casi toda ella cerrada al tráfico, cuya coherencia arquitectónica es más que relevante.

Después de visitar la ciudad, cogimos un barco para pasearnos por el lago, te van dando pequeñas explicaciones de las mansiones y casas que se van viendo. Nosotros optamos por el paseo en barco, pero hay otra opción, tomar el funicular  hasta Brunate para obtener unas espectaculares vistas del lago y de la ciudad de Como. 
Volvimos a los coches y enfilamos la carretera que rodea el lago para llegar hasta nuestra nueva parada, Bellagio. Cuidado con las carreteras italianas, ésta es bastante estrecha y tiene mucho tráfico; con motos en grupo, camiones enormes y autocares que ocupan la mayor parte de la calzada. Mención a parte es la manera de conducir que tienen los de esta región, ¡aparta que paso! yo voy por la carretera y tu, si acaso usa el arcén...si cabes. Es decir que si logras superar el estrés que te produce conducir por esta carretera, la SS583, ya puedes conducir por cualquier parte del mundo.

Las fotos de las torres o casoplones que se ven desde el barco son espectaculares, aquí George Clooney tiene una casita, sale en la película Oceans Twelve (2004), en la imagen se ve a Julia Roberts y a George Clooney que están esperando a Vincent Cassel, no sé si la habréis visto. Otros que tiene casa son unos cuantos jugadores del Barça, como Messi, también Fernando Alonso, y Schumacher tienen casa. 

Cómo solo estábamos por la zona un día no pudimos parar en todos los pueblecitos, ni tampoco recorrer todo el lago, así que nuestra siguiente parada era Bellagio, localidad situada al sur del lago y tal vez la más famosa de la zona . En el casco antiguo se encuentra la Basílica románica di San Giacomo, un importante ejemplo de arquitectura lombarda de fines del siglo XI, y restaurada varias veces. Cerca de la iglesia hay también la puerta al parque de Villa Serbelloni, desde donde es posible pasear hasta alcanzar la extremidad del cabo, donde hay una vista maravillosa en toda la parte central del lago. Con una caminata corta, aproximadamente un kilómetro, se puede llegar a la Villa Melzi, aunque sólo se puede visitar sus jardines y la capilla. Bellagio es sin duda una localidad hermosa, atravesada por estrechas callejuelas empedradas que parten del paseo que surca la orilla del lago y van subiendo poco a poco; llena de magníficos y pintorescos edificios, el lugar es idílico si vas fuera de temporada, sino prepárate a que en tus fotos salgan gentes a quien no conoces, pero que pasaban por allí justo al hacer la foto.  Abundan los comercios y los restaurantes para turistas, y el alma de pueblecito costero ha desaparecido por completo. Bellagio es así, ha quedado más como un decorado elegante que como algo vivo y dinámico. Otras villas muy conocidas son Villa Serbelloni (ahora es un hotel) y Villa Giulia.

Desde Bellagio se puede coger un ferry que te lleve a Varenna, es una agradable localidad de origen romano en la que las pasarelas sobre el agua y los infinitos escalones ganan terreno tanto al agua como a la montaña. Aquí encontramos la Villa Monastero, un antiguo convento cisterciense dedicado a Santa María, es del 1208 aproximadamente, en el siglo XVI sólo quedaban ya seis monjes que fueron trasladados a Lecco y la propiedad pasó a manos de la familia Mornico, que estuvieron en ella durante unos tres siglos. Actualmente la casa es un museo, y centro de exposiciones. Los jardines también se pueden visitar. Un paseo romántico es bordear el lago por las pasarelas del Paseo dell'Amore, es parecido al de Cinque Terre (la Vía dell'Amore), fácil de hacer pues es bastante plano y va rodeando el lago, su comienzo está en la zona de los transbordadores, si queréis más romanticismo id de noche, pues se encuentra iluminado. 
Si lo que os gustaría es tener unas vistas impresionantes del lago y del pueblo, hay que subir al Castello di Vezio, son unos 45 minutos andando hasta llegar a la cima de la montaña, el castillo de la reina lombarda  Teodolinda está parcialmente en ruinas, queda un puente levadizo y una torre a la que subir. Los fines de semana hay un cetrero que hace demostraciones de cetrería con sus halcones, buitres y lechuzas.
"Italia-Menaggio-ferry". Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Italia-Menaggio-ferry.jpg#/media/File:Italia-Menaggio-ferry.jpg
Desde Bellagio también vía ferry podemos llegar a Tremezzo que es un importante centro turístico gracias a Villa Carlota, una imponente residencia neoclásica que fue construida en 1843 como regalo de boda para Carlota de Prusia. La residencia ofrece un recorrido a través de sus numerosas estancias y sus agradables jardines. En Menaggio que aún conserva su estructura medieval y algunos restos del castillo nos podemos pasear tranquilamente, o bien escoger ver las numerosas villas y casas porticadas que hay a orillas del lago.