Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

sábado, 21 de junio de 2014

Madrid: de la Plaza Mayor a la Plaza de la Villa.

Plaza Mayor de Madrid | Foto de Vutheara (Flickr) 
El edificio más destacado de la Plaza Mayor de Madrid, es la Casa de la Panadería , la podéis reconocer por los frescos que hay en su fachada, es el edificio principal y más antiguo de la plaza. Se construyó en 1590, unos años antes de que se afrontara la Plaza Mayor, ocupando el lugar de un anterior edificio porticado que hacía las funciones de lonja de comercio del mercado que se había establecido en esa zona del pequeño pueblo medieval de Madrid. El nombre se debe a que en la planta baja del edificio original se situaron  una panaderías, mientras que las plantas superiores quedaron reservadas para los aposentos reales.  Proyectado por Juan de Herrera (autor del Monasterio del Escorial) arquitecto de Felipe II, aunque su construcción fue dirigida en 1590 por Diego Sillero. Durante el transcurso de los siglos, ha requerido algunas restauraciones que introdujeron ciertos cambios, siendo los más llamativos la inclusión del escudo de Carlos II en el centro de la fachada y la sustitución de los primitivos capiteles por otros de un perfil más complejo. Es de notar el profundo arraigo de este tipo de remates de pizarra, importado de Flandes en tiempos de Felipe II, y convertido en una de las  imágenes más características del paisaje madrileño.
El original edificio de cuatro alturas, con la planta baja porticada y dos torres en sus esquinas, fue destruido por un incendio en 1672, por lo que tuvo que ser totalmente reconstruido. Con posterioridad tuvo nuevas remodelaciones, la más importante en 1888.

Durante los siglos XVIII y XIX, fue en distintas épocas sede de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de la Real Academia de la Historia. Ya a finales del XIX pasó a depender del Ayuntamiento de Madrid, convirtiéndose en la segunda sede más importante del mismo.




Frente a ella está la Casa de la Carneceria ocupada actualmente por dependencias municipales.
La Casa de la Carnicería es un edificio de cuatro alturas rematado en el último piso con un ático. La planta baja es porticada, ya que está en la misma Plaza Mayor, y los laterales están coronados por torres angulares.

Desde 1616 ha sido depósito general de carnes para abastecer a mercados y tiendas de la ciudad. Su larga vida le ha otorgado distintos usos: fue Casa Consistorial y Casa de Socorro, que albergó la Comandancia General de la Milicia Nacional, Alcaldía de la Audiencia y Cuerpo de Guardia y viviendas (1896). Entre 1916 y 1922 albergó la Hemeroteca y, más recientemente, entre 1985 y 2008 la Junta Municipal del distrito Centro. Actualmente la alcaldesa del "relaxing cup of café con leche" quiere convertirla en un hotel de lujo: aquí podéis leer la noticia.
En el centro de la plaza se encuentra la estatua ecuestre de Felipe III realizada en bronce por Juan de Boloni.
http://www.habitacionjoven.com/wp-content/uploads/arco-de-cuchilleros-piso-ompartido.jpg
La puerta más popular de la plaza es el Arco de Cuchilleros bajando por el se llega a la zona de mesones y a la Cruz de Puerta Cerrada, una de las antiguas puertas de la antigua ciudad amurallada que separa el barrio de los Austrias, más señorial, y el más castizo de la Latina.
http://1.bp.blogspot.com/-BhdtLCo919k/UJ2AW-E8W3I/AAAAAAAAEIk/BnbjwWlZHIs/s1600/ccccc.JPG
Palacio de Santa Cruz
Saliendo por el lado este de la Plaza Mayor, se encuentra uno en la Plaza de la Provincia el Palacio de Santa Cruz que es el actual ministerio de asuntos exteriores. Este edificio fue construido como sede de los tribunales en 1629, según un proyecto de Juan Gómez de Mora, en el estilo más característico del Madrid de los Austrias. Cuenta con dos hermosos patios de aire italiano, el ángel que corona el cuerpo central de la fachada es obra de Antonio Herrera Barnuevo.
 



De vuelta a la Plaza mayor, tomaremos camino por la calle de Ciudad Rodrigo para salir a la Plaza de San Miguel, donde se encuentra el Mercado de San Miguel, un antiguo mercado construido en hierro forjado, y que actualmente es un lugar de tapeo para turistas. Este mercado se alza en el solar de la antigua iglesia de San Miguel de los Octoes, que fue demolida por decreto de José Bonaparte en 1809 y a instancias de Juan de Villanueva, que la consideraba "nada o poco decorosa". Ese mismo año la plaza se usaba como lonja de pescado, llegó a crecer tanto los comerciantes que en ella se instalaban, que para acabar con el caos que se producía, en 1835 se encargó a Joaquín Henri la construcción de un mercado cubierto, pero cuyo techo no se acabó hasta 1915 (¿sería para airear el ambiente del olor a pescado?...)
Si seguimos por la Calle Mayor hasta la Plaza de la Villa, fue uno de los principales núcleos del Madrid medieval, dada su ubicación equidistante entre la puerta de Guadalajara y la de la Vega, dos de los accesos más importantes de la ciudad durante la Edad Media. En el siglo XV, la Plaza de la Villa adoptó su actual denominación, coincidiendo con la otorgación del título de Noble y Leal Villa recibido por Madrid, de manos del rey Enrique IV de Castilla (1425-1474). nos topamos de frente con la Casa de la Villa el proyecto de un edificio destinado a los regidores d la villa de Madrid fue redactado en 1630 por Juan Gómez de Mora, pero las dificultades económicas prolongaron las obras hasta 1695, de manera que en ella intervinieron otros arquitectos y su autor no llegara a ver la obra terminada. El granito, el ladrillo, los chapiteles de pizarra y los elementos clasicistas de su fachada hacen del ayuntamiento un auténtico manifiesto, de lo que con el tiempo, llegaría a definirse como el estilo madrileño. Ocupa el antiguo solar de las casas del Marqués del Valle, D. Juan de Acuña, donde habitaba el Duque de Osuna D. Pedro Girón (1574-1624), cuando en el Jueves Santo de 1621 fue hecho preso por orden del rey.


"ACasa de la Villa, Madrid" by Tamorlan - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:ACasa_de_la_Villa,_Madrid.JPG#/media/File:ACasa_de_la_Villa,_Madrid.JPG
En 1771 y 1787 Juan de Villanueva -el arquitecto de Carlos III- añadió la columnata y el balcón que da sobre la calle Mayor, con el fin de dotar a la Casa Real de un palco para presenciar las procesiones de Corpus. En sus dependencias estaba la Casa Consistorial y la Cárcel de la Villa. El interior presenta una decoración exquisita compuesta por tapices del siglo XVII, estatuas de mármol, cuadros, lámparas... La estancia más interesante es el Salón de Goya, cubierto con un techo de espejo pintado al fresco, conserva el cuadro "Alegoría de la Villa de Madrid" de Francisco de Goya, y que sufrió numerosos retoques. Después está el Salón de Sesiones, con un techo pintado del siglo XVII y el Salón de los Cristales, del siglo XVIII, y que era el antiguo patio de luces del edificio y que alberga una bella cristalera policromada en el techo.   
Hablemos un poco de este arquitecto, nacido en 1739, Juan de Villanueva, hijo de escultor y hermano de arquitecto, muy pronto demostró sus dotes artísticas. Con 11 años ingresó en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Pocos podían pensar entonces que de la cabeza de ese todavía niño saldrían los proyectos que transformarían en buena parte la Villa y Corte.
Tras culminar su formación en Roma y en el sur de España, Juan de Villanueva empezó a llevar a cabo sus primeras obras, en El Escorial. No obstante la dimensión de su trabajo y el aspecto de Madrid sufren un giro radical cuando en 1777 Carlos III decide nombrarlo Arquitecto del Príncipe y de los Infantes, momento en el que empieza a trabajar, casi en exclusiva, para la Casa Real. 
http://www.kidszone.es/wp-content/uploads/2012/01/imgp5907.jpg
El edificio más antiguo es el conjunto formado por la Torre y Casa de los Lujanes, edificaciones del siglo XV y que están consideradas como las más antiguas, de carácter civil, que se conservan en Madrid. Perteneció a la familia de los Lujanes, ricos comerciantes de origen aragonés. Siguiendo nuestro recorrido visual, encontramos a la derecha de la anterior el siguiente edificio en antigüedad: La Casa de Cisneros la reconoceréis porque está unida a la Casa de la Villa por un puente veneciano, construido durante la última restauración, en 1915, sobre la calle de Madrid, fue construida en 1537, por el sobrino del Cardenal Cisneros, pero el cardenal no pudo disfrutar de ella, pues murió 20 años antes de su construcción. La fachada principal da a la calle del Sacramento, la parte posterior es la que da a la Plaza de la Villa, y actualmente es su acceso al interior, esta parte es más moderna y se construyó sobre la zona de los corrales, cocheras y cuadras. Se construyó en estilo plateresco (es uno de los pocos edificios que quedan de ese estilo en Madrid). De esta casa se escapó Antonio Pérez la noche del 18 de marzo de 1590 para emprender la huida que le llevaría fuera de España. Este importante personaje del reinado de Felipe II, poseedor en su papel de secretario del rey de grandes secretos de estado, entre los que figuraba el asesinato de Escobedo (secretario de Juan de Austria), -encargado por el propio Antonio Pérez-, cayó en desgracia ante el rey, posiblemente temeroso que se descubriera que él había dado el visto bueno a dicho asesinato. Fue detenido acusado de corrupción en un principio, pero, tras un larguísimo proceso de enjuiciamiento que se prolongó once años, fue finalmente condenado y le añadieron a su acusación, la de asesinato. Corría el año 1589. Fue encarcelado en la Casa de Cisneros y sometido allí a tortura, pero sorprendentemente logró huir con la valiosa ayuda de su mujer quien, en una de sus visitas, intercambió con él sus ropas de forma que este, vestido de mujer logró salir del edificio sin que sus carceleros se percatasen, huyendo de Madrid y refugiándose el 19 de abril de 1590 en Aragón, donde al ser hijo de aragoneses se encontraría protegido por los fueros especiales de aquel antiguo reino. Importantes enfrentamientos le harán posteriormente huir a Francia e Inglaterra donde ayudará a fomentar en gran medida la famosa leyenda negra española, pero eso, es ya otra historia. Aquí estuvieron las dependencias del Consejo de Guerra en el siglo XVIII, en ese siglo también fue residencia del conde de Campomanes. 
En 1845 se divide en viviendas separadas, y en una de ellas nació el Conde de Romanones, vivió y murió el general Narváez, el "espadón de Loja", que tanto sostuvo el trono de doña Isabel. 

Para ver más fotos e información ojead este blog  las fotos son geniales.