Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

domingo, 20 de julio de 2014

Cantabria (1ra parte): seguimos por la Costa del Mar Cantábrico



Esta vez la ruta será por Cantabria, una comunidad autónoma pequeña, pero no por ello menos importante para visitar. Situada entre Asturias y País Vasco, cantabria se rebela como un pequeño paraíso que cuenta con más de 220 km de costa y más de 90 playas abiertas al mar cantábrico. Las hay para todos los gustos: grandes, pequeñas, urbanas, agrestes, recogidas, tranquilas, familiares… algunas de ellas a tan sólo 10 minutos del aeropuerto! 


La primera playa es la de Pechón o Amió Pechón, situada en la costa occidental de Cantabria, la más frecuentada de las cercanas a Pechón, localidad de la que dista menos de un km. Es en realidad unalengua de arena que se une con un pequeño islote durante la bajamar.

La siguiente playa de las muchas que tiene Cantabria es la Playa de San Vicente de La Barquera o Tostadero San Vicente de la Barquera,situada en la costa occidental de Cantabria, en la margen derecha de la ría de san Vicente de la Barquera. En esta localidad también podemos visitar la Playa de Merón o Sable de Merón, ésta playa tiene una longitud de 3500 metros con una arena blanca y muy fina. La Playa de Gerra es una playa muy popular entre los surfistas debido a las fuertes olas y vientos que la caracterizan, mide 900 metros.



San Vicente de la Barquera - Villa marinera de importante interés turístico

En la foto contemplamos una panorámica de San Vicente de la Barquera, al fondo vemos los Picos de Europa.  Este bello pueblo se sitúa en lo alto de un promontorio, rodeado por dos rías, la de San Vicente y la de Rabia y el Mar Cantábrico. Es uno de los municipios más importantes de la costa occidental de Cantabria. Gran parte de su término municipal pertenece al Parque Natural de Oyambre, se trata de un ecosistema litoral con dunas, playas y bosques. San Vicente de la Barquera posee un interesante conjunto artístico, presidido por la imponente iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, levantada en estilo gótico aunque empezó a construirse en el S. XII, en estilo románico. Esta iglesia formaba parte de la fortaleza medieval y de la muralla. Otros edificios de interés son el castillo, recientemente restaurado y el Hospital de Peregrinos. Recordemos que por San Vicente de la Barquera pasa el Camino de Santiago del Norte que va en paralelo a la costa. También son de notable interés el Puente de la Maza, construido en piedra en el S. XV, por él pasa hoy día la transitada carretera nacional 634, que une San Sebastián con Santiago de Compostela, y el Puente de Tras San Vicente levantado en el S. XVIII y con nueve ojos. San Vicente de la Barquera es un paraíso donde se combina montaña, río, mar, lago, arte cristiano y judío... Una de las ciudades más importantes del Cantábrico, por ella empiezan el nacimiento de numerosas rutas, como por ejemplo la que lleva a Potes pasando por el Desfiladero de la Hermida. En el S. XIII, Alfonso VIII la otorga el Fuero formando una de las cuatro villas cántabras dependientes del Bastón de Laredo, junto con Santillana, Santander y Castro Urdiales.

"Vista aerea Comillas" by Nacho Castejón Martínez - originally posted to Flickr as Comillas. Licensed under CC BY-SA 2.0 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Vista_aerea_Comillas.jpg#/media/File:Vista_aerea_Comillas.jpg
Seguimos nuestro camino hacia Comillas, sin duda alguna, una de las localidades más hermosas y conocidas de Cantabria, un conjunto arquitectónico magnífico enmarcado por un entorno natural y paisajístico de excepción.
Emigrantes regresados de América, junto con el modernismo catalán, transformaron Comillas en el siglo XIX. Su arquitectura pintoresca, es buena muestra del neogótico, neoárabe, neomudejar… Un conjunto sobresaliente que destaca por su singular belleza.
Durante la edad Media, Comillas fue una pequeña población que vivía de su pequeño puerto pesquero y de su actividad agrícola y ganadera. Enclavada en el occidente de Cantabria pronto cayó bajo el poder de los Marqueses de Santillana, con los que la población local mantuvo numerosas tensiones. Su iglesia gótica, forma hoy parte del bello cementerio de la villa declarado Bien de Interés Cultural. 
A finales del siglo XIX, la historia de la población dio un giro importante, gracias a un ilustre personaje Don Antonio López López que tras emigrar a América y fundar importantes empresas navales y tabacaleras en la ciudad de Barcelona, comienza a realizar importantes inversiones en Comillas. Debido a sus aportaciones para la guerra de Cuba, el rey le otorga el título de Marqués de Comillas. A partir del siglo XIX, la prosperidad de Comillas va creciendo. Alfonso XII, invitado por el Marqués acostumbra ya a veranear en cuatro casas familiares acondicionadas para la corte. Este hecho provoca que gran cantidad de nobles y adinerados se asienten en la comarca. 
El Marqués comienza una gran actividad constructora en la finca de Sobrellano, comenzando las obras del panteon y del palacio que seran concluidas tras su muerte. Su hijo D. Claudio mantiene las buenas relaciones reales y gasta gran parte de su fortuna en colaboraciones y obras benéficas. El II marqués crea la Universidad Pontificia, aunque el edificio fue levantado por los Jesuitas Don Claudio se lo ofrece al Papa, otorgándole el titulo de Pontificia. A finales del XIX, Comillas es uno de los lugares, junto con Santander, de mayor prestigio estival del Cantábrico.


Sin duda, los más ilustres veraneos de Comillas fueron los llevados a cabo, en el siglo XIX por el rey Alfonso XII. Con el tiempo la más variopinta nobleza fue eligiendo la villa como lugar de reposo, atraída por sus maravillosas playas donde se practicaban los famosos baños de ola.
Playa de Comillas
"Capricho de Gaudí" by Ana maria cuevas - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 es via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Capricho_de_Gaud%C3%AD.jpg#/media/File:Capricho_de_Gaud%C3%AD.jpg
El capricho: Esta residencia de verano se construyo en 1883 por encargo de Máximo Díaz de Quijano, concuñado del Marques de Comillas y con la dirección del arquitecto Cascante Colom según plano de Gaudi. El capricho consta de semisótano, piso y buhardilla, con una torre lateral que resalta por su verticalidad en un conjunto marcadamente horizontal.

En la planta noble destacan un salón a doble altura, un comedor unas cuantas habitaciones, mientras que en el semisótano y en la buhardilla estaban la cocina la cochera y otros espacios para el servicio. Sobre un impresionante zócalo de piedra, las fachadas muestran la alternancia de franjas horizontales de ladrillo visto y frisos de cerámicas con los motivos vegetales de la flor y la hoja de girasol, presentes también en el friso superior, en la torre y en los testeros de las aperturas.



Encima del porche de entrada, formado por columnas robustas con curiosos capiteles ornados con representaciones naturalistas de hojas de palma y golondrinas se alza la torre mirador, en cuyo interior una escalera de caracol permite subir hasta la arte más alta, acabada en un templete. 


Tanto encima del porche como en la parte superior de la torre hay una barandilla circular de hierro con montantes que adoptan la forma de latigazo y tiene una decoración de hojas de parra. Otros elementos destacados son los balcones de hierro, que cuentan con unos bancos de listones de madera para sentarse y un baldaquino, también de hierro, y las ventanas de guillotina, que al abrirse o cerrarse, suenan con tonos diversos, gracias a unos contrapesos. 


El ayuntamiento nos propone un par de rutas por la ciudad muy interesantes  http://www.comillas.es/visitasobligadas.asp  si después de visitarla os apetece remojaros un poco, está la Playa de Comillas, de arena fina y suave pendiente, mide apenas un kilómetro, y hay un prquing de pago donde dejar el coche (unos 2 euros). Como en Comillas se han rodado muchas películas, han creado rutas por la ciudad para conocer los lugares de rodaje utilizados en películas como Primos, Al Ponerse el sol, Bolero, Fortunata y Jacinta, Fuga de Cerebros 2, y otras tantas.

http://www.viajarporcantabria.com/wp-content/uploads/2013/06/ruta_del_cine_comillas.jpg

Seguiremos por la carretera CA131 hasta Cobreces, su playa es una de las más frecuentadas de Cantabria al estar en la costa central. Ahora os propongo llegar por la misma carretera a un pueblo que siempre me ha encantado, Santillana del Mar, y que aunque se llame "del Mar", resulta que es un pueblo interior, no muy lejos de la costa, y donde lo que hay son grutas... sobre todo la más importante de todas, las Cuevas de Altamira, ahí es nada! Pero primero hablaremos de Santillana del Mar

"Plaza de la Colegiata" by José Luis Filpo Cabana - Own work. Licensed under CC BY 3.0 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Plaza_de_la_Colegiata.jpg#/media/File:Plaza_de_la_Colegiata.jpgAquí os pongo un mapa con lo que hay que ver, pero yo os aconsejaría perderos en él, e ir descubriendo y disfrutando de uno de los pueblos más bonitos de España, y lo digo con conocimiento de causa. Pero por algún sitio hay que empezar y lo haremos por la Calle Santo Domingo, calle principal de la villa. Según vamos paseando por ella, podemos ir admirando sus casas señoriales y palacios. El primer monumento importante que nos encontramos es la Colegiata de Santa Juliana, en el centro de la villa. Construida en el Siglo XII sobre los restos de una antigua ermita, es de estilo románico (declarada Monumento Nacional en 1889). La villa de Santillana fue construyéndose alrededor de ella.



"Palacio Valdivielso S.XIII, H***Altamira" by Palacion - Own work. Licensed under CC BY-SA 4.0 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Palacio_Valdivielso_S.XIII,_H***Altamira.jpg#/media/File:Palacio_Valdivielso_S.XIII,_H***Altamira.jpg
Si seguimos paseando, y nos encontraremos con numerosos palacios, como el de Velarde o Las Arenas. Construcción del siglo XV, época del transición entre el Gótico y el Renacimiento. El Palacio Valdivieso, de 1710. Actualmente es un hotel. Otros palacios y casas interesantes que nos encontraremos en nuestro recorrido son, el Palacio de Benjemís, sede de exposiciones, o las casas de los Villa, los Alonso o los Bustamente.   también son las torres: la Torre de Merino, donde se organizan exposiciones temporales, es del siglo XIV. O la Torre de don Borja, de finales del XV o comienzos del XVI. Se restauró en 1981 para albergar la Fundación Santillana. Antes de seguir con los museos, como el Museo El Solar, más conocido como el de La Inquisición o de la Tortura, donde encontramos numerosos instrumentos de tortura de los que utilizaban los inquisidores para combatir a los herejes. Y si nos ha dado hambre podemos hacer una parada en el camino y comernos un cocido montañés en uno de sus múltiples restaurantes. Para alojarse tenemos el Parador Nacional de Gil Blas, el Hotel Casa del Marqués (un 5 estrellas), o bien una posada como la Posada de la Abadía que pertenece a la Red de Posadas de Cantabria.


"Santillana, detalle" by FranchoBeltrán - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 es via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Santillana,_detalle.JPG#/media/File:Santillana,_detalle.JPG
Paseando por Santillana, podéis degustar la típica Quesada, una tarta de queso buenísima, o bien algún Sobao Pasiego, muy típico de toda Cantabria, o comprar las típicas anchoas, que tanto promociona el anterior presidente de la comunidad autónoma, el televisivo Miguel Angel Revilla. 

Si vais con niños, cerca está el Zoo de Santillana del Mar, es un zoo privado, pero las instalaciones y la manera que tienen de atender y cuidar a los animales es magnífica, está considerado por ADENA/WWF  como uno de los cuatro mejores del país, y crían en cautividad más de 40 especies en vías de extinción, si ya sé que los animales deberían estar en su hábitat natural, con los de su especie, pero reconozcámoslo, el peor enemigo de la naturaleza y de los animales suele ser el mismo hombre, así que yo veo bien que existan este tipo de zoos, siempre que sean educativos y nos sirvan para proteger lo que otros destruyen, si queréis conocer a sus habitantes y ayudar con la fundación: fotos de instagram.
Para los que les guste ir atrás, muy atrás en el tiempo, les recomiendo ir a la Cueva de Altamira, descubierta por Marcelino Sanz de Sautuola  en 1879, está ubicada en el recinto del Museo de Altamira en una de las colinas que circundan el recogido y agradable valle que da cobijo a la villa de Santillana del Mar. Su descubrimiento suscitó una fuerte polémica entre los arqueólogos, ya que no creían que los hombres prehistóricos fueran capaces de hacer unas pinturas tan perfectas. La estancia principal, denominada sala de policromos, ha sido considerada como la “Capilla Sixtina del arte cuaternario”. En su techo se representan casi un centenar de animales y signos, destacando los 21 bisontes en distintas actitudes, acompañados de otros animales como ciervos, caballos, cabras, bóvidos, además de signos, manos y figuras humanas, a veces superpuestos, efectuados con técnicas diversas – grabado, silueteado, pintado, raspado y efectos de sombreado - que dan como resultado una composición de gran movimiento y belleza, única en el arte paleolítico. Su realización data de hace 14.000 años. El resto de la cueva (que tiene un desarrollo longitudinal de 270 m) contiene numerosos grabados, incluso más antiguos, y un importante yacimiento arqueológico en el vestíbulo.  La cueva de Altamira ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.  Las visitas son muy restringidas, es por ello que en el museo han hecho una reproducción exacta de la original, para así poder preservarla y seguir estudiándola. En este link tenéis las condiciones de acceso: 
http://museodealtamira.mcu.es/PreparaLaVisita/visitaLaCueva.html aquí os dejo una visita virtual por si os consuela el no poder verla en directo...

Hasta aquí la primera parte de Cantabria, más adelante seguiremos visitando la región...