Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

domingo, 14 de junio de 2015

Más Toscana: Cortona, Arezzo, Caprese Michelangelo y Sansepolcro



Cortona, es una de las 12 ciudades de la Confederación Etrusca. En la muralla de la ciudad aún hoy podemos apreciar fragmentos de los muros primitivos, que apenas se ha modificado desde la época medieval. El estilo de los edificios de Cortona es Medieval, aunque hay algunos renacentistas. Este pueblo está lleno de calles estrechas empinadas, y cada rincón nos lleva al medievo. Gracias a los vecinos de Cortona, se ha conservado su estilo medieval en perfecto estado. Con una altitud de 600 metros sobre el nivel del mar, es el lugar perfecto desde el que poder admirar el esplendor del Valle de la Chiana. Fue un importante centro de poder durante el periodo medieval, capaz de resistir los ataques de otras ciudades más grandes como Siena y Arezzo; su decadencia se produjo cuando fue derrotada por Nápoles en 1409, tras lo cual fue vendida a Florencia perdiendo así su autonomía. La calle principal, la Vía Nazionale, es bastante llana comparada con el resto de calles de Cortona, sólo hay que compararla con el Vicolo del Precipizio.
La visita se puede comenzar por la Porta Santa María y tomar la Vía Ianelli donde se encuentra el Museo Diocesano, y que está instalado den una iglesia del siglo XVI, alberga varias obras de interés como “La Anunciación” de Fra Angelico y una “Crucifixión” de Pietro Lorenzetti, y el “Descendimiento de la cruz” de Lucca Signorelli. Estamos en la calle que tiene los edificios más antiguos de Italia, con los característicos voladizos, los pisos superiores que sobresalen y se sostienen por fuertes soportes de madera. Por esta calle llegamos a la Piazza del Duomo donde algunas escenas de la maravillosa película La Vita è Bella de Roberto Benigni se rodaron aquí. El edificio del Duomo es del siglo XVI y fue realizado por el arquitecto Giuliano Sangallo, en la fachada oeste podemos apreciar lo restos de una anterior construcción románica. El pórtico es de Cristofanello (1550).
De aquí iremos hacia la Piazza Signorelli, en el Palacio Casali está el Museo dell’Accademia Etrusca. Uno de los museos más singulares de la región, con gran cantidad de restos etruscos como el "Lampadario" Etrusco (la lámpara de techo etrusca), una de las obras realizadas en bronce más reconocidas de la época, y "Musa Polimnia", obra pictórica de extraordinaria belleza que data de la era romana. El Palazzo Comunale es un edificio del siglo XIII que se amplió a principios del XVI para incorporar la imponente torre. Un buen lugar para descansar es su escalinata, sobre todo a primeras horas de la tarde. De entre otros lugares interesantes para ver están las iglesias de San Francesco y San Domenico, el Palacio Casali Mediovale con fachada renacentista y las iglesias renacentistas Santa Maria Nuova y San Niccoló, que albergan en su interior obras de gran prestigio.
A las afueras de la ciudad se encuentran: en la localidad de Cannaia la tumba Etrusca llamada "Tanella di Pitagora" (el refugio de Pitágoras) del II A.C; en Ipogeo, localidad de Sodo, se encuentran las tumbas etruscas del siglo VI e VII a.C; en Metelliano, la Iglesia románica de Sant' Angelo; en Calcinaio, el templo del cinquecento de Santa Maria delle Grazie.
El Convento delle Celle (de las celdas), fundado por San Francesco, es uno de los sitios más atractivos de la zona. El "Via Crucis" de Severini del siglo XX une de forma mística la ciudad con el predominante Santuario de Santa Margherita, dominado a su vez por la poderosa estructura Fortezza de Girifalco.

A pesar de su ubicación en el sur este de la Toscana, en los últimos años, Cortona ha convertido en un importante destino turístico después de la publicación del libro: Bajo el sol de la Toscana, libro de éxito por la estadounidense Frances Mayes; y aún más después de la filmación de la película con Diane Lane, la casa de la escritora se ha convertido en una atracción turística más. Durante los meses de junio a agosto, se celebra en Cortona el Sun Festival, se inició en 2003 cuando un grupo de estadounidenses llevó a sus amigos a reproducir música en el Teatro Signorelli. El festival se caracteriza por un programa musical por la noche, con demostraciones de cocina, talleres de arte, excursiones a pie, catas de vino y la proyección de películas durante el día. Suelen asistir personalidades importantes y famosos como Anthony Hopkins, John Malkovich o Jeremy Irons.

Otra celebración bastante conocida es la Giostra dell’Archidado. Este torneo tiene sus orígenes en la Edad Media, justo antes del año mil, su origen proviene de una leyenda. Se estableció oficialmente en 1397 para celebrar el matrimonio de Francesco Casali, Señor de Cortona, con Antonia Salimbeni de Siena, una noble dama. Desde ese año, se conmemora este acontecimiento histórico el segundo domingo de junio, haciendo revivir el antiguo esplendor medieval de la ciudad. Las calles se decoran con banderolas, los habitantes de la ciudad se visten con trajes finamente elaborados, se ve paseando por las calles damas y caballeros, arqueros, los típicos lanzadores de banderas… El Consejo dei Terzieri son los encargados de repetir año tras año este ambiente festivo, y de organizar esta justa de ballestas en la que participan los cinco barrios de Cortona (los Quintieri).
Si queréis hacer una pequeña visita para animaros:


De Cortona nos vamos a Arezzo, una de las ciudades más ricas de la Toscana, cuya principal industria es la elaboración de joyas de oro. Parte de su fama, se debe a los frescos de Piero della Francesca y al mercado de antigüedades. Tras la II Guerra Mundial se sustituyeron numerosas callejuelas medievales por grandes avenidas. Sin embargo, la fuente de la Quimera recuerda vivamente el pasado de la ciudad. Es una copia de un bronce etrusco realizado en el año 380 a.C. Arezzo es la cuna de Vasari y Petrarca, y se pueden visitar sus casas. 

En Arezzo se rodó "La Vida es Bella" de Roberto Begnini, en la Piazza San Francesco de Areso Begnini pasea en bicicleta esperando encontrarse con su "principesa", en la plaza está el Café dei Constanti con "la coppa di gelato la Vita è Bella". Otros lugares de interés son la Iglesia de San Francesco, con los maravillosos frescos de Piero de la Francesca. O la iglesia de Santa Maria delle Grazie e Pieve di Santa María, en la que se conserva una cruz del siglo XII, realizada por Cimabue. La visita podemos empezarla por la Casa de Vasari, mandada construir por Giorgio Vasari en 1540, el mismo decoró sus techos y paredes con retratos de sus contemporáneos, artistas, amigos y mentores y como no, el suyo propio. En el hermoso Palazzo Bruni, del siglo XV, está instalado el Museo Estatal de Arte Medieval y Moderno. En el patio hay fragmentos arquitectónicos y escultoricos de los siglos XI al XVII y en el interior obras de Andrea della Robbia, de Vasari, de Signorelli... 
En la Piazza Grande tenemos el Duomo, esta catedral fue comenzada en 1278 y no se acabó hasta el 1510, aunque su fachada es de 1914. El interior del edificio se ilumina gracias a la luz que entra por las vidrieras del siglo XVI, realizadas por un francés, Guillaume de Marcillat, artista que se estableció en Arezzo. Junto a la tumba del obispo Guido Tarlati se encuentra el pequeño fresco de Piero de la Francesca "María Magdalena" y en la Cappella della Madonna, tras la reja de hierro forjado encontramos una figura de terracota conocida como "La Asunción", hecha por Andrea della Robbia.  Si queréis contemplar más objetos de arte podéis acudir al Museo del Duomo, situado en la Piazzetta de detrás del Duomo, ojo hay que pedir permiso al sacristán para poder entrar. 

C.m.b de de.wikipedia.org [GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html) undefined CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/)], undefined
Al lado del Duomo está el Parco il Prato, a la entrada del cual se encuentra la casa donde nació el poeta Petrarca, en cuyo honor hay una enorme estatua. A través del parque podremos llegar a la Fortaleza Medicea. Esta fortaleza fue construida por Antonio Sangallo el Joven por encargo de Cosme I en el siglo XVI. En el siglo XVIII fue demolida, y dejaron tan sólo intactos los bastiones. Es un lugar ideal para contemplar las vistas del valle del Arno. El siguiente punto a visitar sería la Piazza Grande, muy famosa por su mercado de antigüedades. En el lado oeste está el Palazzo della Fraternità dei Laici, decorado con un relieve de la Virgen que data del 1434, de Bernardo Rossellino. La parte baja del edificio data del 1337, mientras que el campanario y la torre del reloj son de 1552. En la parte norte de esta misma plaza tenemos una arquería realizada por Vasari en 1573.  Aquí también encontramos el Pieve di Santa María con la torre de los cien agujeros, llamada así popularmente por sus innumerables arquerías, en realidad es el campanario y fue construido en 1330. Arezzo dispone de un Museo Arqueológico situado cerca del Anfiteatro Romano, bueno de las ruinas del anfiteatro más bien. 

Como siempre en este link tenéis más información y un mapa interactivo, para conocer las celebraciones que se realizan a lo largo del año visitar la página Visit Arezzo.com entre las que destacamos la Giostra dei Saracino, el Carnaval, el Palio dei Rione, la verdad es que es una de las localidades que más celebraciones tiene a lo largo del año, así que si queréis divertiros, allá hay que ir.


Por esta zona de la toscana hay unos pueblos interesantes para los amantes del arte, sobre todo porque son la cuna de grandes artistas, como el pueblo de Caprese Michelangelo. A una hora de Arezzo, podemos visitar el pequeño pueblo de Caprese, lugar de nacimiento de Miguel Ángel Buonarroti, concretamente el 6 de marzo de 1475. En su casa natal, rehabilitada para albergar el Comune Casa Natale Michelangelo, donde se exponen fotografías y copias de la obra del artista. Las murallas de la ciudad constituyen una buena atalaya para contemplar el paisaje alpino, Miguel Ángel consideraba que su mente siempre estaba despejada gracias al aire que respiró de niño por estos lares.
A media hora en coche tenemos otro lugar interesante para visitar, es Sansepolcro, una activa ciudad industrial que debe su fama a ser el lugar de nacimiento de Piero della Francesca (1410-1492). Sus obras están expuestas en el Museo Cívico, instalado en el Palacio Comunale del siglo XIV, en el que destaca el fresco "La Resurrección" en el que se ve a un impasible Cristo que sale del sepulcro, tiene los soldados dormidos a sus pies, parecen estar atrapados en el tiempo, mientras que el hijo de Dios toma posesión de la escena. En la misma sala se exhiben más obras del mismo autor como "La Madonna della Misericordia". También hay muchas más obras de otros autores importantes, como las de Andrea della Robbia, o las de la Escuela Veneciana y las de la Escuela Umbría-Toscana. Si queréis dar una vuelta virtual clickar aquí.
Según la leyenda de su creación dos peregrinos que regresaban de las Cruzadas de Tierra Santa construyeron un oratorio para albergar en él unas reliquias, allá por el 934. Pero hay más tradiciones en este lugar, una esta inspiradas en las ballestas, cada segundo domingo de septiembre los arqueros locales, con unos trajes inspirados en la pinturas de Piero della Francesca desafían a sus rivales de Gubbio. La tradición manda que los de Sansepolcro vayan a la ciudad de Gubbio en Mayo para defender el honor de San Ubaldo. Y el segundo domingo de septiembre son los de Gubbio los que les devuelven la visita y llegan a Sansepolcro para defender a través de la competición con ballestas el honor de su santo, San Egidio. Otros lugares de interés son el casco antiguo con el Duomo, la Fortaleza de los Médici, la Torre Berta en la plaza que ahora lleva su nombre, pues la magnífica torre, símbolo de la ciudad fue destruida en la madrugada del 30 al 31 de julio de 1944, cuando los soldados alemanes estaban ya de retirada. Esta acción fue una represalia contra la ciudad y sus habitantes.