Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

domingo, 10 de noviembre de 2013

Milán...compras, canales y los tres Reyes Magos

Milán es el centro de la moda, donde van las tops para llenar el armario, los amantes de la ópera a disfrutar en la Scala, y otros tantos a los que nos gusta descubrir ciudades que no suelen ser tan turísticas como otras... En Milán puedes ir de compras ahorrando pasta, para ello puedes acercarte al barrio del Naviglio, donde el último domingo de cada mes se monta un mercadillo en la zona del Naviglio Grande, allí en los diferentes puestos puedes encontrar bolsos vintage de las grandes firmas, de Prada, Coco Chanel, Versace, Louis Vuitton...y muchos más.
Los Navigli eran un sistema de canales que se utilizaban para el transporte de mercancías, en 1482 se le encargó al gran Leonardo da Vinci que proyectara un sistema para los canales que permitiera la navegación desde el lago de Como hasta la ciudad. Este es un pequeño rinconcito que era utilizado como lavadero por los vecinos...el Viccolo delle Lavandaie, que durante siglos y hasta los años 60 se utilizaba este área para la lavar a mano la ropa contra la piedra por parte de las familias más humildes. En realidad el callejón está dedicado a los hombres lavanderos, ya que en el Ochocientos eran ellos los que lavaban la ropa; y el detergente que se usaba se llamaba “palton” y consistía en una mezcla de cenizas, jabón y soda.



Los Navigli de Milán son los canales artificiales construidos entre 1179 (Naviglio Grande) y el siglo XVI (Naviglio Martesana) con la intención de transformar Milán en una ciudad accesible desde los ríos Ticino y Adda.
Los Navigli eran una ruta de paso no sólo para la mercancía hacia Milán sino también para los mármoles de Candoglia, utilizados por la construcción de la Catedral de Milán y, en tiempos más recientes, los canales se utilizan para llevar los rollos de papel de las máquinas de escribir del periódico el Corriere della Sera.
La costrucción del Naviglio Grande empezó en 1179 y en 1209 el Naviglio llegó a Milán. Desde el primer día de costrucción los mejores ingenieros emprendieron el proyecto e incluso hoy es posible admirar el sistema innovador de presas construido por Leonardo da Vinci a finales del siglo XV. 90 kilómetros de canales fueron construidos en 35 años, desde 1439 hasta 1475 y eran navegables gracias a la existencia de 25 valles. Pero el desarrollo del sistema no se detuvo durante los años. Por el contrario, cuando Leonardo da Vinci empezó a trabajar en el proyecto en el año 1482, la Martesana mejoró y él comenzó a establecer un nuevo sistema de canales que permitiría la navegación desde la Valtellina hasta Milán.

https://www.flickr.com/photos/43212985@N08/ 

En el año 1482, Leonardo da Vinci, llegó a Milán y por orden de Ludovico II il Moro se ocupó de estudiar un sistema para permitir la navegación desde el lago de Como hasta Milán. Por eso, Leonardo volvió a dibujar proyectos de presas para resolver el problema de diferencia de altura de los canales. Muchos esbozos de aquel proyecto, hoy están conservados en el Museo de los Navigli.


Como los Navigli desarrollaron mucho desde un punto de vista arquitectónico el barrio, se convirtieron en un medio de comunicación fundamental para Milán.
Durante la segunda mitad del siglo XIX, el río perdió su importancia como ruta comercial a causa de la lentitud de los viajes (3 km/h) y la presencia de estaciones y tranvías (dentro y fuera de la ciudad) que empezaron a sustituir la navegación del río. Por consiguiente, fue establecida y aceptada la decisión de cubrir algunas partes del canal dentro de la ciudad, eso fue en 1929.
Hoy, el término Navigli de Milano, se refiere a las dos partes abiertas de Naviglio Grande y Naviglio Pavese y en general al área que está entre los dos canales (es una zona famosa por los clubes nocturnos y la vidilla que tiene).
Si tenéis ocasión entrar en los patios interiores de los edificios, en ellos podéis encontrar talleres de artistas, pequeñas cafeterías, son patios ajardinados y coloridos donde relajarse...
Los sábados se despliega por esta zona un mercadillo de gastronomía regional, libros, curiosidades… y el último domingo del mes es el de la gran ocasión, con un mercado de antigüedades a la orilla de los canales.


Hay otros mercados callejeros por la ciudad, también los sábados por la mañana esta la Fiera de Sinigaglia, en Viale d'Anunzio, es un mercado de viejo, situado a lo largo del muelle. En Viale Papiniano, hay un mercadillo con productos de stock que suelen estar en oferta, también es un mercado de flores y plantas, y productos de alimentación.
Si queréis ropa y calzado de moda con grandes descuentos, debéis buscarlos en el Viale Fauch, o bien ir al mega outlet Vicolungo's the style outlet hay un autocar que te lleva desde el centro de Milán, el bus sale a las 10,30 am de Foro Bonaparte, 76 y regresa a eso de las 04:30 pm. Si quieres visitar el outlet más grande de Europa entonces hay que ir a Serravalle Designer Outlet, a una hora y media de la ciudad. O si prefieres cruzar la frontera hasta Suiza, en la localidad de Mendrisio, está el Foxtown Outlet, aquí el autocar sale del mismo punto sobre las 14h y regresa sobre las 19h. Para más información sobre autocares y horarios.
By G.dallorto (Own work) [CC BY-SA 2.5 it (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5/it/deed.en)], via Wikimedia Commonshttp://www.mentelocale.it/images/articoli/full/57663-1.jpgDejando atrás los canales de Navigli nos llegamos hasta la Porta Ticinesi, (o Arco de Ticino), que se estableció en la plaza que actualmente se llama "Piazzale XIV Maggio" durante el dominio español, en el siglo XVI fue diseñado por Luigi Cagnola en estilo neoclásico, y se construyó entre 1801 y 1814. La estructura de Cagnola se compone de macizos pilares y columnas de orden jónico coronados por un gran tímpano, se considera uno de los ejemplos más destacados de la arquitectura neoclásica de Milán. En 1815, después de las guerras napoleónicas, se añadió una inscripción para el tímpano, que dice "PACI POPVLORVM SOPITAE" (en latín, "a la paz que libera a los pueblos").


Side view of Saint Eustorgius Church in Milan.jpgY muy cerquita encontraréis la Basílica di Sant´Eustorgio. Esto sí que es una curiosidad que incluso pocos milaneses conocen. Esta basílica es famosa no sólo por ser un bonito templo religioso sino porque la leyenda cuenta que en su día albergó los restos de los Reyes Magos, sí los de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar.
Hay varías historias sobre los Reyes Magos, según una antigua tradición, los reyes magos, volvieron a Jerusalén treinta años después de la crucifixión de Jesús, donde posteriormente murieron como mártires en el lapso de un par de días en torno a la fiesta de la Epifanía. Otra leyenda dice que la Estrella de Belén reapareció a los Reyes Magos en su vejez les hacía señas para volver a reunir en el lugar donde habían partido previamente entre sí a su regreso de Belén. Estas versiones no están de acuerdo sobre si los Reyes Magos fueron enterrados en la misma tumba en el momento; Sin embargo, todos coinciden en que los Reyes Magos murieron juntos en el mismo lugar. Aproximadamente dos siglos más tarde, Santa Helena fue a Tierra Santa en peregrinación (326-328 dC), a visitar los lugares donde se dice que se habían descubierto las reliquias de muchos eventos bíblicos. Su viaje a Jerusalén es histórico, aunque se le otorgan muchas leyendas adicionales que la asocian a diversos descubrimientos, incluyendo el descubrimiento de las reliquias de los Reyes Magos. Las leyendas dicen que Helena llevó las reliquias a la iglesia de Santa Sofía en Constantinopla. Pero nuestro protagonista de la leyenda Milanesa, es San Eustorgio, el primer obispo de Milán (344-350 dC). Cuando Eustorgio estaba en Constantinopla para ser ordenado como Obispo de Milán, el emperador Constante (gobernó 337-350 dC) le dio a las reliquias de los Reyes Magos al nuevo obispo. Cuando aún estaba en Constantinopla, Eustorgio talló un arca de mármol, o sarcófago, por las reliquias y navegó de vuelta a Italia con el tesoro en el remolque. Al aterrizar en la costa, Eustorgio colocó el arca en una carreta tirada por bueyes, que llevó las reliquias a Milán. Cerca de la Puerta del Tesino, el pesado carro se atascó en el barro, y allí, el obispo ordenó una iglesia que se construyó para las reliquias de los Reyes Magos en el lugar que hoy se supone que está la Basílica de San Eustorgio.
Cuenta la historia que Eustorgio quiso ser enterrado al lado de los restos de tan célebres personajes  Después, cuando las tropas del Emperador Federico I Barbarroja entraron en Milán saquearon la Basílica y se llevaron los restos, que a día de hoy se pueden visitar en Colonia (Alemania). Aunque despojada de sus prestigiosas reliquias en el siglo XII, desde 1904, la Basílica de San Eustorgio ha retomado su legendario lugar en la leyenda de los Reyes Magos. Hoy en día, las reliquias todavía se pueden ver por encima del altar de la Capilla de los Reyes Magos al lado del grande, aunque vacío, Sarcófago de los Reyes Magos. La iglesia contiene otras referencias pictóricas a la leyenda, y la torre del campanario saluda a los peregrinos con una estrella de ocho puntas en lugar de la tradicional forma de una cruz.


By Blackcat (Own work) [CC BY 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], via Wikimedia Commons
Si seguimos por el Corso di Porta Ticinese, llegaremos a la "Porta Ticinese" original (la anterior también lleva el mismo nombre, aunque se la conoce como el Arco de Ticino) formaba parte de la muralla medieval de Milán. En 1162 por aquí rondaba el antiguo puerto, estamos hablando del Milán romano, esta puerta es uno de los pocos restos de la muralla medieval que aún se encuentran en el lugar; La muralla medieval de Milán fue construida en el siglo XII, con el fin de defenderse de los ataques de Federico I Barbarroja, que repetidamente allanada Lombardía. La construcción de la estructura defensiva medieval de Milán se inició en 1156. En un principio, se creó un profundo foso que se llenó de agua extraída de los ríos Seveso y Nirone. Añadieron unas paredes de madera como una medida defensiva complementaria, y los restos de la muralla romana, probablemente fueron también utilizados para el mismo fin. A pesar de ello, Federico I Barbarroja asoló Milán en 1162. Después de eso, la reconstrucción comenzó inmediatamente, esta vez con paredes de piedra. El sistema de la pared final fue casi circular, con siete puertas principales (Porta Ticinese, Porta Vercellina, Porta Giovia, Porta Comasina, Porta Romana, Porta Nuova y Porta Orientale) y alrededor de diez "pusterle" o postigos (incluyendo Pusterla dei Fabbri, Pusterla di San Ambrosio, Pusterla delle Azze, Pusterla di San Marco, Pusterla Monforte, Pusterla Tosa, Pusterla di Sant'Eufemia, Pusterla della Chiusa). La mayor parte de las murallas medievales fueron demolidas entre el siglo XVI y XIX. Los fosos se mantuvieron y se utilizó como canales. Acabó destruida por Federico Barbarroja, sin embargo, Azzone Visconti la reconstruyó por completo; la puerta ahora puede localizarse en las proximidades de las columnas de San Lorenzo, en la esquina de las calles De Amicis - Molino Delle Armi, donde se pueden ver las ruinas de la fortaleza de Azzone Visconti, con una de las 100 torres, que se encargaban de defender la ciudad.

By G.dallorto (Own work) [CC BY-SA 2.5 it (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5/it/deed.en)], via Wikimedia CommonsAhora si vamos atravesando la puerta, llegaremos hasta la Colonne di San Lorenzo, Las 16 columnas de mármol, con capiteles corintios, representan uno de los yacimientos romanos más importantes se encuentra en Milán, junto con los restos del anfiteatro, el teatro, las termas "hercúlea" y algunos otros rastros de la ciudad imperial. La Colonne di San Lorenzo es la ruina romana más conocida de Milán. Se encuentra frente a la Basílica de San Lorenzo. Es una plaza con una hilera de 16 columnas a cada lado, que podría ser un templo o bien una casa de baños pública que data del siglo segundo. Las columnas se trasladaron a su ubicación actual en algún momento del siglo cuarto.
Hasta 1935, el espacio entre la iglesia y las columnas estaba ocupado por casas antiguas colindantes a la fachada de la iglesia. De hecho, el complejo de la iglesia estaba completamente rodeado por casas antiguas. A pesar de los planes de conservación de este antiguo tejido urbano, las reformas llevaron a la demolición de las casas antiguas y el aislamiento del monumento en la parte frontal. A raíz de los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, el complejo de la iglesia se quedó aislado también en la parte trasera, donde ahora está el Parque de la Basílica, la Basílica de San Lorenzo sigue siendo hoy más bien fiel a sus orígenes arquitectónicos paleocristianos, que la reconstrucción, llevada a cabo entre 1573 y 1619 según el proyecto de Martino Bassi, preservó. .Las columnas tienen un significado emocional para algunos Milaneses, ya que son un testimonio visible de la antigua "Mediolanum" (así es como Milán era conocida en tiempos romanos) que se resistió a la invasión de los godos y luego a los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. En el borde de la columnata, hay una inscripción del emperador Lucio Vero desde el año 167.