Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

domingo, 11 de octubre de 2015

Fantasmas en Londres, hay muchos...pero hoy hablamos de los que murieron y aún vagan por la ciudad.

Londres tiene tal energía, genera tanta atracción, que muchas personas que han muerto en Londres parecen poco inclinadas a dejar la ciudad. Son muchos los que afirman haber visto o haber recibido visitas de aquellos que se niegan a abandonar la ciudad una vez han pasado a mejor vida, y lo curioso del caso es que los lugares favoritos donde suelen aparecerse son los palacios, los teatros y cómo no, los pubs. ghost-31320_1280.png
Dichos espíritus suelen ser de carácter benigno, y según se dice pocos son los casos de actos diabólicos o malvados, tal vez sea la flema inglesa, que dura eternamente…
Hoy conoceremos a tres de los más infelices fantasmas y a su vez personajes conocidos en vida, el primero Oliver Cromwell, luego tenemos a Henry Ireton y por último a John Bradshaw.
Tres personajes que tenían mucho en común y que murieron en un espacio de tiempo relativamente corto.


Tras derrotar a Carlos I, y convertirse en protector de la Commonwealth inglesa, Cromwell vivió otros nueve años antes de sucumbir a las fiebres intermitentes que acabarían con su vida en 1658.
Ireton era un soldado y yerno de Cromwell, además de ser uno de los regicidas que firmó la autorización de muerte para Carlos I. Y también murió de fiebres en el asedio a Limerick en 1651.
Bradshaw murió en 1659, y presidía la mesa en el juicio de Carlos I, y fue él quien dictó la sentencia de muerte contra el rey.
Los tres personajes estaban tranquilamente muertos en su tumbas, ya no molestaban a nadie, pero todo empezó cuando Carlos II fue restituido al trono y el nuevo rey decidió que los cuerpos fueran exhumados, llevados a la prisión de Tyburn y ser ahorcados, el mismo día en que su padre había sido ejecutado años antes, el nuevo rey quería hacer justicia con los que asesinaron a su padre, aunque estuvieran ya muertos...
Con el que más se ensañó fue con Cromwell, pues su cabeza acabó separada de su cuerpo y acabó colocada en un capitel de Westminster Hall. Desde entonces, se dice que los tres vagan por la Red Lion Square de Holborn, lugar donde se excavó la fosa para al final colocar los tres cuerpos. La plaza lleva el nombre de una antigua hostería, la más importante de Holborn y que era conocida como la “Red Lyon Inn”.
Para llegar a esta plaza podéis hacerlo en metro, con la línea roja o la azul y parar en Holborn, es una plaza ajardinada bastante bonita, y más o menos cerca está el Museo de Charles Dickens.


Otro lugar por donde suele haber fantasmas es en el Temple, por aquí se pasea el fantasma del barón de Brampton, más conocido como Henry Hawkins, y al que quizás se apodó injustamente “Hanging Hawkins” (Hawkins el ahorcador) por su gran severidad como juez penal.
En la comisaría de Vine Street se pasea un antiguo policía, el sargento Goddard, que se ahorcó en una de las celdas de la comisaría durante el reinado de Eduardo VII. Este fantasma carga con las culpas de todo lo que suele ir mal en la comisaría: las luces que se dejan sin apagar, papeles que se archivan en el lugar equivocado, puertas que se dejan sin cerrar con llave… vamos que están entretenidos.
En el East End, también hay presencia de fantasmas, este en concreto es femenino. Se trata de Mary Ann Nicholls, la primera víctima de Jack el Destripador, que va recorriendo Durward Street. Se dice que su fantasma aparece como una mujer patética que que se acurruca en las cunetas.. Hay otra mujer que se dedicaba a deambular por el West End, concretamente por el número 50 de Berkeley Square, sobre todo durante muchos años en la segunda mitad del siglo XIX. Se decía que se había suicidado para evitar someterse a los avances lascivos de su guardián. Unos visitantes que llegaron a su casa se desmayaron, dos marineros que forzaron la entrada buscando cobijo para dormir huyeron despavoridos por el pánico cuando se les apareció el fantasma. Ahora la casa ya está tranquila, desde que lord Lyttleton le pegó un tiro a la aparición.
407px-NewgateExecutionBell.jpgEn Cock Lane por el momento reina la calma y la tranquilidad, pero en el siglo XIV esta calle situada cerca del Saint Sepulchre-Without-Newgate Church, la iglesia de los músicos de Londres. Según la tradición, la campana de esta iglesia cuando sonaba marcaba la ejecución de un prisionero en la horca situada en la cercana Newgate. En el interior se puede ver la campanilla que el secretario del Santo Sepulcro hacía sonar en la puerta de la celda del condenado para comunicarle su ejecución inminente. A esta campana se la conocía como la “Execution Bell”, la encontraréis en una vitrina en el sur de la nave.
Pero volvamos a Cock Lane, pues en el siglo XIV, esta calle era el único “paseo autorizado” para que las prostitutas pudieran estar. Una de ellas, una tal “Fanny la arañadora”, empezó a molestar a sus habitantes hasta 500 años más tarde. Era un poltergeist de los clásicos, arañaba las paredes, tiraba objetos de un lado a otro de la habitación...vamos, una delicia tenerla cerca.
No muy lejos en la Catedral de Saint Paul, todavía vaga un fantasma masculino bastante pacífico, que frecuenta Kitchener Chapel.
Si Saint Paul tiene su fantasma, Westminster también tiene un par. Uno de ellos es John Bradshaw, que cuando no se aparece por la Red Lion Square, se encuentra en Westminster haciendo de las suyas. Bradshaw comparte territorio con el fantasma de un soldado de la Primera Guerra Mundial, no se sabe su nombre, sólo que viste el uniforme kaki y que se dirige a los visitantes como si fuera a hacerles una pregunta y de repente desaparece.


grave-72038_1280.jpg
Pero no penséis que son los únicos fantasmas que dan vueltas por Londres, también hay en los pubs, en concreto en varios pubs como el Grenadier de Wilton Row. Frecuentado por el fantasma de un oficial del ejército que murió azotado cuando le pillaron haciendo trampas a las cartas. En el viejo Nun’s Head en Nunhead Green se pasea el espíritu de la última abadesa del convento de monjas que se alzaba en el lugar que ahora ocupa el pub. La pobre mujer fue decapitada durante la Reforma y su cabeza, como tantas otras, fue a parar en lo alto de una estaca, de ahí el nombre de “Nunhead” o sea cabeza de monja.
En Broadwick Street se encuentra el John Snow, Snow fue el médico londinense que descubrió que el causante del cólera durante la década de 1840 era el agua contaminada y se dedicó a identificar los pozos y bombas responsables del contagio. Se dice que de vez en cuando, fuera del pub, aparece la imagen de una bomba de agua.
Los espíritus de los pobres que ahorcaron en Tyburn se encuentran vagando por el Rose and Crown de Old Park Lane. Se cree que podrían ser un grupo de criminales que en el siglo XVIII que iban de camino al patíbulo de Tyburn, pasaron una noche encerrados en las bodegas del pub. Al que regresaron después de muertos y por el que siguen vagando tan tranquilos, como última morada a muchos les gustaría, ¿no?.
En Whitehall, se encuentra el Silver Cross, donde vaga una doncella de la época Tudor, bastante tranquila. No como el fantasma que se encuentra en Cheshire Cheese de Little Essex Street, donde un espíritu bastante entrometido se divierte fastidiando a los camareros y haciendo rodar los barriles de un lado a otro de la bodega. Al dueño no parece importarle, además uno de los asistentes suele vestirse con un traje del siglo XVII y ofrece a los visitantes una vuelta turística por los rincones por donde se mueve el fantasma.
De los pubs podemos acercarnos a los teatros que también tienen fantasmas, hay tantos que tan sólo mencionaré unos pocos, pues no daríamos a basto. Tenemos al fantasma Grimaldi (no sabemos si tiene relación con la familia monegasca) que se suele aparecer en un palco del Sadler’s Wells, mientras que en el piso principal del Coliseum suele estar frecuentado por un oficial del ejército de la Primera Guerra Mundial.    
675px-Yeoldcheshirecheese.jpgLo que sí es una pena es que el St. James’s Theatre fuera derribado en 1957, pues era el lugar de recreo del fantasma de Oscar Wilde, habría sido una pasada contactar con él…
En el Adelphi Theatre de The Strand, se encuentra el hogar del espíritu de William Terriss, que fue asesinado por un compañero de reparto de la obra The Secret Service, celoso de su éxito. Terris también suele vagar por la estación de metro de Covent Garden de camino al teatro, así que si no lo encontráis en un lado buscarlo en el otro. Por Drury Lane, también se pasea otro fantasma, se trata de Dan Leno que suele acudir al Theatre Royal. En este teatro para saber si una obra estará mucho tiempo en cartel hay otro fantasma que se aparece, se trata de una víctima de asesinato no resuelto, cuyo esqueleto se encontró en el teatro en 1870 con un puñal clavado entre las costillas.


Y cómo no, nos podemos olvidar de los fantasmas que habitan en palacios. Y me refiero a los que ya han traspasado a mejor vida. La mayoría de los palacios están embrujados, según se dice, como el de Westminster, por el que vagaba una aparición que era el doble de la Sra. Milman, la mujer de un miembro del personal de palacio durante la década de 1920. El fantasma aparecía tanto dentro como fuera del edificio, comportándose de manera inapropiada para una dama.
Por el Palacio de St. James se pasea aún el fantasma de Sellis, el ayudas de cámara del duque de Cumberland, que más tarde fue rey de Hannover en la década de 1830 y que se suicidó cortándose el cuello tras una violenta pelea con el duque, que al parecer había seducido a su hija.
Por el Palacio de Kensington, se suele pasear el pálido espíritu de Jorge II, que suele aparecerse en la ventana del palacio, esperando recibir noticias de Hannover que jamás le llegaron en vida.
Por Hampton Court, por la galería que lleva hacia el oratorio de Enrique VIII, se pasea corriendo y chillando como una loca Catherine Howard, la quinta esposa de Enrique VIII, y que fue decapitada por el rey por su “promiscuidad”. Dicen que hace el mismo recorrido que el que hizo en 1542 cuando fue a suplicarle perdón al rey.


Como consejo por si vais a Londres y os apetece hacer un Tour Fantasmagórico, os recomiendo la siguiente página web: http://www.london-ghost-walk.co.uk la verdad es que pinta muy bien, y su autor  Richard Jones tiene unos cuantos libros muy interesantes sobre el tema, los podéis encontrar también en su página web.