Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

lunes, 9 de junio de 2014

El siglo XIX en París: monarquía, revoluciones, repúblicas...la sociedad civil y sus artistas.



La Restauración sucede al Primer Imperio y determina el regreso de la monarquía y de los Borbones a París. Los reyes aceptan limitar su poder y garantizar algunas libertades mediante la Carta de 1814. Los dos hermanos pequeños de Luis XVI se suceden en el poder. Luis XVIII reina de 1814 a 1824, periodo interrumpido por los Cien días, del 20 de marzo al 22 de junio de 1815, tiempo durante el cual Napoleón I regresa al poder, antes de la derrota de Waterloo que marca el final definitivo de su reinado. Carlos X se instala posteriormente en el trono de Francia, de 1824 a 1830. La Restauración finaliza con la revolución de julio de 1830 que conduce a la abdicación de Carlos X.
Tras una larga crisis ministerial y posteriormente parlamentaria, el rey Carlos X, autor de un golpe de fuerza constitucional el 25 de julio de 1830, pone al pueblo de París en su contra. Durante el 27, 28 y 29 de julio de 1830, estas jornadas fueron bautizadas como las "Tres Gloriosas", los amotinados erigen barricadas en las calles y se enfrentan al ejército en sangrientos combates que provocan más de mil muertos. Carlos X y la familia real huyen de París. Los diputados liberales controlan la revuelta popular y hacen admitir la instauración de la monarquía constitucional. ¡A rey muerto, rey puesto! La dinastía de los Borbones es suplantada por la dinastía de los Orleáns, con Luis Felipe I. Sin embargo, la monarquía ya no es absolutista y la bandera blanca cede de nuevo el paso a la bandera tricolor, realzada por el gallo galo. El rey de Francia es a partir de entonces el rey de los franceses. 
Tras 1789 y 1830, llega la tercera revolución que se desarrolla en París, el 23, 24 y 25 de febrero de 1848. Mientras la monarquía de Julio estaba en crisis y aumentaban las protestas, un tiroteo mortal aviva la insurrección: París se subleva tras el llamamiento de los liberales y de los republicanos. Los amotinados se hacen con el control de la capital.
Luis Felipe se niega a reprimir este levantamiento, vertiendo más sangre (350 muertos, 500 heridos). Forzado a abdicar, el monarca desea ceder el poder a su nieto, algo que rechazan los revolucionarios. Así que el 25 de febrero de 1848, se proclama la II República. 

Durante sus primeros meses de existencia, la II República estuvo dirigida por un gobierno provisional. Este periodo inicial estuvo marcado por la abolición de la esclavitud en las colonias francesas y por la instauración del sufragio universal masculino. Pero una grave crisis económica provocó la miseria entre los obreros que se sublevan en junio de 1848. Esta insurrección fue reprimida violentamente por las tropas del gobierno de Cavaignac.
Tras la proclamación de una nueva constitución el 4 de noviembre, se celebra la elección del presidente de la República el 10 de diciembre de 1848. Las urnas dan por elegido al sobrino de Napoleón I, Carlos Luis Napoleón Bonaparte. Después de dos intentos de golpe de Estado contra la monarquía de Julio, había tenido que exiliarse a Brasil, y posteriormente a Estados Unidos, hasta llegar finalmente a Inglaterra. De regreso a Francia, logra ser elegido gracias al recuerdo del I Imperio, a la división de las izquierdas y a los votos del partido del Orden.
El 2 de diciembre de 1851, el Príncipe-presidente Carlos Luis Napoleón Bonaparte se hace con todos los poderes mediante un golpe de Estado. Un año más tarde, el 2 de diciembre de 1852, restaura el Imperio y reina entonces bajo el título de Napoleón III.
« Empress Eugénie, Hillwood Museum, 1857 » par Franz Xaver Winterhalter — Inconnu. Sous licence Domaine public via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Empress_Eug%C3%A9nie,_Hillwood_Museum,_1857.jpg#/media/File:Empress_Eug%C3%A9nie,_Hillwood_Museum,_1857.jpg
Que se casó con Eugenia de Montijo, una española de armas tomar, a pesar de la candidez del retrato. Pues hay una Eugenia de Montijo que va mas allá de las empalagosas películas y canciones que hemos conocido aquí en España, tan dada a edulcorar los aspectos menos amables de los miembros de la nobleza. La verdadera Eugenia era contradictoria y torrencial capaz de las aventuras más heroicas, como costear de su propio bolsillo la apertura del canal de Suez o contribuir personalmente con sus ideas a la remodelación de París. Pero también de las más insensatas, como la creación de un imperio en Méjico. Eugenia encendió muchas de las luces que hoy nos alumbran, desde lo pequeño a lo grande: inspirar al modisto Worth, crear el color malva, la gastronomía, el maquillaje para mujeres, los ojos delineados con kohl, el uso de aparatos para modelar la figura, los regímenes para adelgazar, los gorros de cocinero, los menús escritos en un papel en el plato de los invitados, los brillantes en chatones, el estilo Napoleón III e incluso tuvo tiempo, lápiz y papel en mano, de dibujar un mueble nuevo: el puf.
Eugenia de Montijo, que fumaba, bebía como un soldado en recuerdo de su juventud perdularia, se hacía traer de España garbanzos en valija diplomática, nadaba en el mar y enseñaba los tobillos, asistía con indiferencia a las infidelidades de su marido, diagnosticado como un “torturado de la carne” por su médico personal, el doctor Conneau, hasta el punto de que tuvieron que diseñarle una silla especial para practicar el sexo. Pero dejémonos de cotilleos y sigamos con Napoleón III, que mezclando autoritarismo y política social, pretende modernizar el país y su capital. Influenciado por su estancia en Londres, que le ha concienciado respecto a los problemas de urbanismo, fue el promotor de profundas transformaciones en París. Hecho prisionero en Sedan, el 2 de septiembre de 1870, por Prusia y los demás estados alemanes, a quienes había declarado la guerra el 15 de julio de 1870, fue destituido de su trono. Se proclama la III República el 4 de septiembre.
Tras la firma del armisticio que pone fin a la guerra franco-prusiana (28-29 de enero de 1871) que preve ceder Alsacia y Lorena a los Estados alemanes, pero París se niega a someterse. El 18 de marzo marca el comienzo de la insurrección popular, llamada la Comuna de París. Este episodio acaba trágicamente con la Semana sangrienta (30000 muertos y numerosas deportaciones a Nueva Caledonia). http://goteo.org/data/cache/580x580/commune-or-death.png

La Comuna se convierte en mito para los revolucionarios del mundo entero que cantan entonces la Internacional, escrita por Eugène Pottier en junio de 1871, con música de Pierre Degeyter, en 1888 y difundida en los años 1880-1890.
La III República es el régimen político francés más longevo desde 1789. Fue proclamada el 4 de septiembre de 1870, tras la derrota de Sedan y la caída del Segundo Imperio. Sin embargo, se considera que no empezó verdaderamente hasta 1875, después de una lucha entre monárquicos, bonapartistas y republicanos, cuando la enmienda Wallon, que menciona la palabra "República", fue adoptada con una amplia mayoría: "El Presidente de la República se elige por mayoría absoluta de los sufragios, por el Senado y la Cámara de los Diputados, reunidos en Asamblea Nacional. Será nombrado por siete años y es reelegible".  

«Gustave Caillebotte - Jour de pluie à Paris» de Gustave Caillebotte - The first two versions of Ibiblio. The sources of the third and fourth release have not been specified by the uploaders.. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Gustave_Caillebotte_-_Jour_de_pluie_%C3%A0_Paris.jpg#/media/File:Gustave_Caillebotte_-_Jour_de_pluie_%C3%A0_Paris.jpg
En el París del siglo XIX, los hombres de clase alta mantienen el control sobre el sistema político y el proceso político. Muchos han sido educados en colegios y universidades. Algunos de estos hombres pensaban en sus mujeres como elementos de decoración al matrimonio, que llevaban una dote considerable de la que podía disponer el marido a su antojo, también aportaban posición social al matrimonio. Los hombres que eran de clase media que querían subir en el escalafón social, compraban títulos nobiliarios con el fin de unirse a la aristocracia. La sociedad era muy puritana, pero eso no quitaba que la mayoría de los hombres mantuvieran una amante fija, o visitaran a las meretrices del momento. Vamos que los hombres estaban obligados a tener un buen matrimonio, con una mujer capaz de ser buena anfitriona, que le diera descendientes, y cumpliera con las reglas sociales del momento. Mientras que él además de dedicarse a sus negocios, reuniones y cacerías, podía tener una amante "oficial". La Revolución Francesa, con su lema "liberté, egalité et fraternité" no duró mucho, pues las diferencias sociales seguían acentuándose. Los ricos cada vez eran más ricos, vivían en grandes mansiones, mientras que los pobres tan sólo intentaban sobrevivir. En medio de estos aparece una nueva clase social, la burguesía, o clase media.
Formada por banqueros y prestamistas, empresarios industriales, médicos, dentistas, ingenieros, arquitectos, químicos, gerentes de instituciones públicas y privadas (empresas, academias y hospitales) , fabricantes, maestros, enfermeras, comerciantes y tenderos (dueños del atelier y la boutique, o gerentes de los grandes almacenes de nueva creación, casas de venta por correo, las cooperativas de minoristas y cadenas de tiendas), contadores, vendedores y oficinistas.
http://www.daydaypaint.com/blog/wp-content/uploads/2012/12/Hotel-Paintings-Soiree-in-Hotel-Caillebotte.jpgEl estilo de vida parisino de clase media se caracterizó por una vivienda confortable y acudir a restaurantes de lujo. A finales de siglo, la mayoría de las familias de clase media eran dueños de sus propios hogares. La familia promedio de clase media tenían a 10 o más empleados trabajando a su servicio. Su primer entretenimiento se centraba en el comer, es decir celebrar opíparas comidas o cenas, con  amigos e invitados importantes y que a menudo para evitar conflictos de asistencia, cada familia elegía un día diferente de la semana para celebrar sus eventos para evitar conflictos de programación. En los meses cálidos, se realizaban salidas al campo preparadas y servidas por el servicio doméstico. La clase media parisina estimuló el desarrollo estético de la cocina francesa mientras  acudían a comer con más frecuencia a los restaurantes públicos. En 1900,  en una guía de restaurantes de París aparecen casi 1.000 lugares para comer en la ciudad. Los cambios en los gustos culinarios y los patrones de comedor indican los cambiantes valores sociales y culturales de la burguesía parisina.

Las tiendas de comestibles más prósperas se ubican en los distritos residenciales más de moda (Chaussee Dantin, Palais-Royal, rue Vivienne, Saint-Avoie, y Saint-Meni) y son propiedad de unas pocas dinastías familiares importantes. Durante el siglo 19, en París, el número de locales de venta de café aumentó en un 600%, las tiendas de comestibles aumentaron en un 400%, el número de carnicerías aumentaron un 300%,  mientras que las panaderías aumentaron en número en un 200%. Los comerciantes a veces producen los bienes vendidos (mermeladas, pastas, dulces y confituras, y café). Las mujeres a menudo gestionan las tiendas mientras sus maridos trabajaban fuera del hogar en una gran empresa; en 1900, más de 165.000 de los comerciantes parisinos son mujeres. A mediados del siglo XIX, el teatro se ha convertido en el pasatiempo favorito de la clase media; las producciones más populares retratan a los hombres y mujeres de la clase alta y las reglas de la clase media que rompen con la conducta sexual y social. La oferta  teatral se amplia para satisfacer la demanda, y se incluye el vodevil, artistas callejeros, músicos populares, cómicos, malabaristas y titiriteros; algunos realizan hasta 10 funciones en un día.
 http://4.bp.blogspot.com/-3Chey2Z40ac/TiVRaqe7XjI/AAAAAAAAJwc/W2ZTx5Qmvls/s1600/scystf.jpg
¿Y que pasaba con la clase más desfavorecida? Durante gran parte del siglo 19, las condiciones de vida de la clase baja eran espantosas. Tanto los trabajadores no calificados hombres y mujeres tienden a tener mayores tasas de mortalidad debido a los problemas médicos derivados de las condiciones insalubres de trabajo, el abuso generalizado de alcohol, la violencia relacionada con el alcohol, los numerosos accidentes de trabajo, y la delincuencia urbana. Las familias pobres vivían en apartamentos de una habitación, llegando a alojarse hasta 12 individuos de una misma familia. Los patios de los edificios están llenos de excrementos que se venden y transportan a los agricultores para usar como fertilizante. La gente que viene del entorno rural, acostumbrados a las condiciones insalubres en sus fincas  toleran sus nuevas, pero miserables viviendas de la ciudad. Muchas familias del campo estaban acostumbrados a no bañarse en el invierno, y sólo de vez en cuando se bañaba en verano. 
El matrimonio legal, que había sido poco frecuente en las familias de clase baja, se hizo más común, estimulado principalmente por el aumento de los ingresos que reducía la carga económica de los cónyuges y los hijos. En el hogar, las mujeres controlaban las finanzas de la familia, tomaban las decisiones nacionales que tratasen sobre la educación de los hijos, la instrucción religiosa,  los muebles de la casa, y si se debía tomar un realquilado para tener ingresos adicionales. Algunas mujeres retrasan el matrimonio, la elección de permanecer en el servicio doméstico el mayor tiempo posible, pues las condiciones de vida de estas mujeres son mucho mejores al estar menos expuestas a las enfermedades con sus empleadores de la clase media que con los familiares de la clase baja. Estas mujeres también tienden a tener familias más pequeñas ya que se suele aplazar tener niños hasta que ya son más mayores. Una de los cocineras de Claude Monet, Marguerite, era tan valorada en la casa que cuando se casó, Monet empleó inmediatamente a su nuevo marido, Paul, como un mayordomo para evitar perderla.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/12/CasinCaillebotte.jpgAsí es como está la sociedad parisina de la época, en un momento previo a la Revolución Industrial, cuando aparecen un gran número de artistas y pintores mundialmente famosos. Y casi todos suelen pertenecer a familias con posibles, como el caso de Gustave Caillebotte (1848-1894) que nació en una familia acomodada. Curso estudios como arquitecto naval. Pero se dedicó a la pintura mientras exhibía y vendía sus propias pinturas con éxito, también se convertía en un gran mecenas de los pintores impresionistas y post-impresionistas compañeros suyos, particularmente de Paul Cézanne (1839-1906), Edgar Degas (1834-1917), Claude Monet (1840-1926), Camille Pissarro (1830-1903), Pierre Auguste Renoir (1841-1919), y Alfred Sisley (1939-1899), compró muchas de sus obras y las donó a la nación de Francesa después de su muerte. Sus amistades con Monet y Renoir eran muy  cercanas y personales. Hay la creencia de que Ciallebotte generosamente se sacrificó por sus amigos pintores al no incluir sus obras, que son excelentes y de la misma temática que podían tener las obras de Monet, en las exposiciones colectivas que hacía. Su carrera como empresario y marchante de arte fue muy exitosa, y era perseguido por las mujeres para cazarlo en matrimonio, pero él consiguió ser un solterón empedernido.
saint honore pisarro
Saint Honore (Pissarro)
Otro caso es Henri de Toulouse-Lautrec que procedía de una de las familias francesas más destacadas, su madre era la condesa Adele de Toulouse-Lautrec-Montfa. Nacido como un aristócrata, Lautrec creció al abrigo de parientes hasta los veinticinco años, pero llevaba una doble vida,  alternando entre el alojamiento con su madre, y las fiestas de sus realquilados en su buhardilla de París. Su vida salvaje terminó joven, víctima del alcoholismo y las enfermedades venéreas.
Camille Pissarro (1830-1903) nació en las Antillas Holandesas de padres judíos ricos, pero ofendió a su familia casándose con alguien de clase baja,  se casó con Julie Vellay, una hija de agricultores, que había trabajado como sirvienta y cocinera ayudante en la casa de sus padres; Juntos criaron gallinas, conejos, palomas, y una familia de ocho hijos en un suburbio parisino de clase media. Pissarro fue un hombre modesto que se trasladó junto a su familia, y también generosamente proporcionó un hogar para su madre, sus hermanos y sus familias en Londres desde 1870 hasta después de la guerra franco-prusiana.


Alfred Sisley (1939-1899), nació en París, hijo de padres ingleses ricos. Se educó en Inglaterra, pero volvió a Francia para pintar como un adulto; que había logrado cierto éxito financiero como artista, pero fue dejado en la indigencia por las tropas invasoras en 1870. Monet acogió a Sisley en su casa por un corto tiempo, alrededor de un año, Sisley pintó y vendió al menos cincuenta y nueve lienzos y temporalmente recuperó su antigua posición financiera. Su amante, la florista Eugenie Lescouezec, y que luego sería su esposa, le dio dos hijos. Al final, murió pobre y no alcanzó el éxito profesional y financiero duradero en su vida. Sus imágenes suelen se de mujeres de clase alta en  su vida doméstica y pública, asistiendo a conciertos y ópera, ataviadas según la moda parisina del momento.
http://i69.photobucket.com/albums/i74/bikina49/Edgar%20Degas%20Pintor%20Impresionista/LafaBellini-degas.jpg
la familia Bellini (Degas)
No es el único que pinta a las familia de la clase alta. Degas en 'La Familia Bellini" nos pinta  un retrato de una familia de clase alta  la imagen de la mujer que encarna la noción de decoro y respetabilidad y que la gente de clase burguesa superior se esfuerzan en mantener. La escena está impregnada de una atmósfera de fría indiferencia, totalmente sin emociones, que es un símbolo de muchas familias de la clase alta de la época. Otras imágenes de mujeres de clase alta representan la domesticidad y participan en actividades de ocio., como serían las obras: Le Déjeuner dans le sevre; Lección de piano;,El Balcón,  Patinaje.
Hilaire Germaine Edgar Degas nace en París el 19 de julio de 1834. Su familia paterna era de origen franco-italiano y se dedicaba a la Banca, mientras que la de su madre estaba vinculada con el negocio del algodón en Nueva Orleans. Edgar será el primogénito de una familia que se verá aumentada con tres nuevos retoños, dos niñas y un niño. La relación con su madre debió ser muy estrecha, afectándole enormemente su pérdida en 1847, cuando el joven tenía trece años. Dos años antes había sido matriculado en el Lycée Louis-le-Grand, en régimen de internado hasta su graduación, siete años después. Su padre, Auguste, deseaba que Edgar cursara estudios de Derecho, a pesar de haber demostrado su talento como dibujante en sus años en el Lycée. Durante un corto periodo de tiempo accedió a los deseos paternos, matriculándose en Derecho, pero pronto se cansó, abandonó el hogar familiar y se instaló en un estudio. Vistos los deseos del joven, su padre decidió financiar el aprendizaje artístico de Edgar, reconociendo su error inicial.
Degas entabla una relación con Mary Cassatt - algunos la llegan a considerar como su alumna, (pues es una de las pocas mujeres aceptada en el grupo de artistas de la época), - quien le recomienda integrarse en el grupo impresionista. A partir de ese momento su estilo se acerca más a Renoir y a Degas, participando en cuatro de las ocho exposiciones impresionistas con sus cuadros de niños y mujeres, temas que serán sus favoritos. En 1891 empezó su andadura en solitario en la galería Durand-Ruel, quien se convirtió en su marchante. Debido a su desahogada situación económica, Mary compró un buen número de obras a sus compañeros e incluso animó a algunos millonarios norteamericanos a que invirtieran en pintura impresionista. Sus continuos viajes la llevan a numerosos lugares europeos e incluso a Oriente Medio. A partir de 1912 se pone de manifiesto en Mary una ceguera parcial que provocará la pérdida progresiva de su visión, abandonando la pintura desde ese momento en el que empieza a recibir honores como la Legión de Honor francesa o la medalla de oro de la Pennsylvania Academy of Art. Gracias a su trabajo, el Impresionismo se introdujo con fuerza en los Estados Unidos. También destaca su faceta como grabadora en la que muestra una marcada influencia de la estampa japonesa.

Le déjeuner des canotiers (Renoir)
Estamos en unos años revolucionarios, lo sucedido en 1830 y 1848, aconsejan un cambio en la estructura de los barrios populares, pues las calles estrechas y retorcidas se convierten en verdaderas fortalezas apenas aparece la primera barricada, es cuando deciden hacer la reforma más importante de la ciudad, a cargo del Barón Haussmann. De él hable en un post anterior El Barón Haussmann cambió la ciudad...
Bajo la III República la ciudad sigue creciendo, pero es preciso esperar a finales de siglo para que la capital recupere su dinamismo, este será el periodo conocido como la "Belle Epoque", Paris, será junto con Viena, el centro cultural de Europa y del mundo.