Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

lunes, 12 de mayo de 2014

La reconquista del Madrid árabe


Nos habíamos quedado en que Madrid, bueno Mayrit, era feudo árabe, y que correspondía más o menos con la zona que va desde la Catedral de la Almudena, hasta la calle Mayor con Sacramento, el alto de los Rebeques, y la Plaza de Oriente, junto al Palacio Real. Rodeado por una muralla que tenía tres puertas, la de la Sagra que daría a los que es hoy la Plaza de Oriente, La puerta de la Vega, que estaría en la carretera de la Vega, al lado de la Almudena, y la puerta o Arco de Santa María (así llamada por los cristianos) que daba a la calle Mayor.


 Nos encontramos en el año 1085, concretamente es 9 de Noviembre, el asedio a la ciudad no da muchos resultados y las tropas cristianas están desmoralizadas, Alfonso VI está atacando por la Puerta de la Vega, pero no hay manera, de pronto (y siempre según la leyenda), la muralla se abre y aparece una imagen de la Virgen (Nuestra Sra. de la Almudena escondida en ella por los visigodos, o por algún labrador obligado a trabajar en la construcción de la muralla, para que no cayera en manos infieles) allí escondida, entonces las tropas se hacen fuertes y enardecidas consiguen entrar y conquistar la ciudad. Esa es la leyenda, la realidad parece ser que el Madrid árabe se entregó sin oponer mucha resistencia, ya que después de haber caído Toledo, no tenía sentido tener un emplazamiento árabe para proteger una ciudad que ya no les pertenecía. Los soldados musulmanes, el cadí y los mandatarios emigraron hacia el sur, a tierras andaluzas, mientras que la población civil optó por quedarse en la ciudad. Con el paso del tiempo se concentraron en el arrabal de las Vistillas (en la zona de la Plaza de la Paja y el Alamillo) naciendo así el barrio de la Morería, con una mayor población Mudéjar. La diferencia entre la población Mudéjar (son llamados así porque se les permitió conservar sus costumbres y su fe) y los mozárabes, era que éstos eran los cristianos a los que se les permitía conservar sus costumbres y su fe en territorio árabe, mientras que a los que fueron obligados a convertirse a la fe católica los llamaron "moriscos".
El rey castellano, logra hacerse con la villa, y poco a poco van naciendo los barrios de la Puerta de la Vega, el de la Puerta de Moros, el de Puerta Cerrada, el de la Puerta de Guadalajara (en los alrededores de lo que hoy es la Calle Mayor) y de la Puerta de Valnadú (en la zona del Palacio Real). Eran barrios con calles estrechas y tortuosas que se agolpaban alrededor de lo que había sido la fortaleza árabe, como con miedo a verse invadidos por los numerosos osos ,que según la leyenda, rondaban por los alrededores.
Restos de la muralla cristiana
La muralla cristiana
Ahora conozcamos al rey castellano, Alfonso VI, conocido en su época como el rey de las cinco esposas, de doña Inés, doña Constanza, doña Berta, de la mora Zaida y doña Beatriz...éstas cinco eran las "legales" no se sabe si hubo alguna más. En realidad a él no le tocaba ser el heredero, sino que debía se Sancho, su hermano mayor. Pero su padre el rey Fernando I de León, decidió cambiar las cosas. Al mayor, Sancho, le dejó el reino de Castilla, a Alfonso el de León, a García el de Galicia, y a Urraca y a Elvira las ciudades de Zamora y Toro. Pero Sancho no estaba conforme con el reparto, al ser el primogénito así que entabla una guerra para recuperar territorios y lo consigue, sus hermanos tienen que refugiarse bajo los reyes moros de Toledo y Sevilla, que aunque rinden vasallaje a Sancho, les protegen. No teniendo suficiente Sancho va a por la ciudad de Zamora, pero allí es asesinado por un traidor. Entonces la corona pasa a manos de Alfonso que recupera León y es reconocido por Castilla como rey, no sin antes jurar y perjurar ante Rodrigo Díaz de Vivar "el Cid", de que no ha tenido nada que ver con la muerte de su hermano.  Es conocida como la "Jura de Santa Gadea" y tuvo lugar en la Iglesia de Santa Gadea en Burgos, pero la desconfianza del Cid no fue a menos, a pesar de que el nuevo rey pactara el casamiento de su sobrina Doña Jimena Díaz con don Rodrigo. Poco después obtendría el reino de Galicia, y esta vez sí,  fue por quitarse de en medio a su hermano García.
Los almorávides volvieron para reconquistar la ciudad, pero podemos decir que la ciudad se salvó gracias a la Peste, pues los cristianos aguantaban como podían, se habían hecho fuertes en el Alcázar y la Almudaina, Los moros se encontraban acampados en lo que hoy se conoce como el Campo del Moro, pero a la que tuvieron noticias de que la ciudad estaba contagiada por la peste, levantaron el cerco,  desmontaron campamento y se fueron por miedo al contagio.
https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Christian_wall_of_Madrid#/media/File:Madrid_muralla_cristiana_plaza_oriente.jpg
Para descubrir los trozos de la muralla cristiana debemos seguir el trazado de la misma, desde la Puerta de la Vega, los primeros restos que encontraremos están en la Calle de Don Pedro, en los números 8,10 y 12 (se pueden visitar), un trozo más largo lo encontramos en la calle de los Mancebos, nº 3. En la calle de los Almendros, hay un trozo de 15 metros de largo que se ven a través de un jardín, es el solar nº 15.  Si lo que queréis es ver un torreón restaurado tenéis que acercaros al nº 15 de la Cava Baja, está acristalado para protegerlo.  en el nº 30 de la misma calle, en el Mesón del Segoviano también aloja entre sus paredes un trozo de muralla. 
En el interior del Museo de Colecciones Reales hay otro trozo de muralla que se podrá ver. El recorrido a realizar sería empezar por la Puerta de la Vega, en la Cuesta de la Vega, junto a la Almudena, aquí podemos imaginarnos a nuestros pies las mejores tierras de cultivo, con sus huertas. luego ir a la Puerta de Santa María. Pasearnos por el barrio de la Morería, para llegar a él tendríamos que cruzar el Viaducto sobre la calle Segovia (lo que me sorprendió es que hay una cristalera bien alta para intentar evitar los numerosos suicidios que suelen haber en él, la verdad es que la altura es considerable)  hasta llegar a la Plaza de la Paja. El Madrid cristiano más primitivo estaría en la Plaza de la Paja, con la iglesia de San Pedro el Viejo. Luego nos llegaríamos a la plaza de la Villa, donde empezaría el Madrid de los Trastámara con la Iglesia de San Salvador. 

Para más información  o si os pica la curiosidad en este link Una ventana desde Madrid encontraréis mucha más información.