Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

martes, 22 de abril de 2014

Praga misteriosa y mágica...


Cuenta la leyenda que el destino estelar de Praga fue profetizado mucho tiempo antes de su origen: “Veo una gran ciudad cuya fama tocará las estrellas”. Se dice que esta profecía señaló un lugar en medio de los profundos bosques silvestres que se extienden a lo largo del río Moldava, justo en el mismo punto donde los primeros pobladores mandaron construir un castillo. Praga es una ciudad de misterios, de mágia, tiene unos vectores de energía que juegan con el espacio y el tiempo. Ya el obsesivo Rodolfo II reunió en la ciudad a cosmólogos y alquimistas para que descubrieran los misterios del universo, todos los reyes checos siempre se han tomado muy en serio el tema de la magia.

Rodolfo, fue el único monarca de los Habsburgo que situó la corte en Praga, en lugar de hacerlo en Viena, tal vez porque de niño, en 1562 cuando asistió a la coronación de su padre sintió el poder místico de la ciudad. El primer lugar a visitar es el Belvedere, o palacio de verano, en los jardines Reales, de camino hacia el norte por el foso de los Ciervos desde el castillo, no es solo famoso por las maravillosas formas renacentistas creadas por Paulo della Stella, que datan de 1538 y recuerdan la estructura de un barco del revés. De hecho, este edificio con terrazas no era únicamente el punto de encuentro de la familia real, ya que fue aquí donde los alquimistas contratados por Rodolfo realizaron sus experimentos. Saliendo de los jardines reales, tenemos que cruzar el puente por el Foso de los Ciervos para entrar en los terrenos del castillo, entonces nos iremos a la Catedral de San Vito, hay que entrar en la nave y mirar hacia el ábside, entonces se ve la pequeña entrada de la Capilla de San Wenceslao, en la capilla no se puede entrar (los muros están cubiertos de ágatas y son muy frágiles) pero tiene una puertecita que te lleva a la cámara del tesoro. Contiene las joyas de la corona y la calavera del propio Wenceslao, cubierta por un velo que parece una tela de araña. El tesoro solo se saca para ocasiones muy especiales (como el final del comunismo) se dice que las joyas están protegidas por una bula papal, y que conllevan una maldición para cualquiera que les falte el respeto, así que mejor no tocarlas mucho. Por desgracia o suerte según se mire, la puerta de la cámara no se puede ver, además tiene siete llaves, y cada una de ellas está custodiada por un dirigente fundamental de la iglesia o del estado. Si tan protegida está debe ser por algo, no? sino que se lo pregunte a Reinhard Heydrick,

"Prague Praha 2014 Holmstad St. Vaclav kapellet chapel in St. Vitus Cathedral katedral Katedrala Sv. Vita" by Øyvind Holmstad - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Prague_Praha_2014_Holmstad_St._Vaclav_kapellet_chapel_in_St._Vitus_Cathedral_katedral_Katedrala_Sv._Vita.jpg#/media/File:Prague_Praha_2014_Holmstad_St._Vaclav_kapellet_chapel_in_St._Vitus_Cathedral_katedral_Katedrala_Sv._Vita.jpg
El Reichsprotektor nazi que se probó la corona y, poco después fue asesinado por patriotas checos entrenados por los británicos. La verdad es que no sé si la corona tuvo algo que ver con lo sucedido, la verdad es que fue el primer ministro Winston Churchill quien persuadió al presidente checo en el exilio Edvard Beneš de llevar a cabo la operación Antropoide, destinada a desestabilizar al régimen nazi en el Protectorado de Bohemia y Moravia. El 27 de mayo de 1942, Heydrich sufre un atentado con bomba en una calle del barrio de Liben mientras se dirigía en un auto descapotable Mercedes Benz al Castillo de Praga, sin escolta. Logra salir del coche y disparar a sus agresores, Jan Kubiš y Jozef Gabčík, quienes consiguen huir. Estos habían sido lanzados en paracaídas sobre un descampado en las afueras de Praga desde un avión suministrado por el Ejecutivo británico de Operaciones Especiales. Muere 8 días después. Heydrich sufre daños por esquirlas incrustadas en su espalda y no puede perseguir a sus agresores, se apoya en una reja y se desangra. Es auxiliado por una mujer checa y llevado al hospital Bulovka de Praga, donde insiste en ser atendido sólo por médicos alemanes. Esta tozudez le acarrea su propio fin ya que el tratamiento tardío con sulfamidas aplicado por el doctor alemán no impide el desarrollo de una fulminante septicemia. Hitler maldijo su costumbre "estúpida e insensata", de desplazarse en un vehículo descapotable sin blindaje y sin escolta.
¡Curiosas prohibiciones!
Así que será mejor que salgamos de la catedral y vayamos al extremo sur del tercer patio, y que conduce a la entrada del antiguo Palacio Real. En lugar de entrar debemos fijarnos en las escaleras de la derecha, con unas formas doradas de aires egipcios. Se trata de unos de los múltiples toques ocultos que marcan el complejo del Castillo de Praga. Bajamos por esos escalones de piedra conocidos como la escalera de los Toros, llegaremos al Jardín del Paraiso, donde hay un extraño obelisco situado a la izquierda, aquí según los registros "oficiales" de la Iglesia, los ángeles bajaron del cielo en 1618 para dejar suavemente en el suelo a los consejeros católicos que habían sido lanzados desde la ventana de un palacio por un grupo protestante. Los protestantes checos, por supuesto contradicen este hecho, ellos dicen que si sobrevivieron fue por que cayeron sobre un montón de estiércol. Desde aquí volveremos a subir por la escalera de los Toros, y giraremos a la izquierda, entrando al segundo patio del castillo, siguiendo hasta la Puerta de Matías. Desde allí bajaremos por las escaleras de Ke Hradu, hasta la calle Nerudova, tomaremos la primera calle a la derecha y descenderemos por Jansky vrsek hasta el nº 8, U Magistra Kelly, un bar construido en un salón medieval donde una vez se alojó una de las desafortunadas consortes del rey Rodolfo, está repleto de símbolos alquímicos. Malostranská Pivnice, en la calle Cihelná, 3. Es un poco turístico pero la comida y el lugar es bueno.
"Valdštejnský palác (Malá Strana) (3)" by Ondřej Kořínek - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Vald%C5%A1tejnsk%C3%BD_pal%C3%A1c_(Mal%C3%A1_Strana)_(3).jpg#/media/File:Vald%C5%A1tejnsk%C3%BD_pal%C3%A1c_(Mal%C3%A1_Strana)_(3).jpg
Palacio Wallenstein sede del Senado
La próxima parada sera en los Jardines Wallenstein, y para ello deberemos atravesar el patio del Parlamento Checo. Para construir el palacio que aloja el parlamento, el general Valdstejn derribó 23 casas, 3 jardines y una fábrica de ladrillos, llegando a ser el segundo palacio más grande de Praga, después del Castillo. El general Albrecht von Wallenstein era un gran partidario de la numerología, y como tenía miedo a la Parca, insistió al matemático Johannes Kepler, para que le leyera la carta astral. Kepler no sabía que los datos eran para Wallenstein y predijo una muerte violenta provocada en parte por el gran ego de un hombre al que se le daba bien crearse enemigos. Y así fue, Wallenstein murió a manos de unos asesinos irlandeses y escoceses justo el día que había predicho Kepler, el 25 de febrero de 1634.

Otro lugar misterioso es el puente de Carlos, después de consultar a sus numerólogos, Carlos IV eligió una fecha y una hora totalmente simétricas para colocar la primera piedra del puente: el 9 de julio de 1357 a las 05,31 horas. en digitos, el número se leía 135797531. Si se sube a la Torre del puente de la Ciudad Vieja, al anochecer durante el solsticio de verano, se puede ver que el sol se pone justo sobre la punta de la Catedral de San Vito, bajo la cual está la tumba de Carlos. El rey empleó unas alineaciones similares para el trazado de las calles de la Ciudad Nueva.
Y ahora como no, el Reloj Astronómico de la plaza de la Ciudad Vieja. El Orloj tiene su esfera o cifernik, un complejo conjunto de discos, agujas, símbolos astrológicos y anillos. La esfera del reloj parece un astrolabio, los discos no solo muestran las posiciones en relación con el horizonte, sino también con la hora del día y la hora en que saldrá el sol y se pondrá en cualquier época el año. Da la hora de cuatro formas distintas y el circulo interior marca con precisión el signo del zodiaco actual con la esfera solar, a cada hora en punto, desde la 08,00 hasta la 20,00 h, aparecen unas figuras de santos de madera, y debajo la Avaricia, la Vanidad, la Muerte y el Turco. Afortunadamente el reloj se salvó cuando los nazis volaron el ayuntamiento en 1945. Pero de este magnífico reloj ya hablaremos más adelante. 
Un buen lugar para comer tranquilamente lo encontrareis en el restaurante U Parlamentu, en la Ciudad Vieja, cerca de la plaza Mayor, es bueno, bonito y barato!
U Parlamentu
Valentinská 8,
Praga 1- Ciudad Vieja