Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

martes, 29 de abril de 2014

La orden de los Caballeros de Malta...

Roma desde el Aventino
Al sur del Foro Romano y del Palatino, se alza el Monte Aventino. Antiguamente era el centro de la Roma plebeya, pero hoy es una de las zonas residenciales más exquisitas de la capital, gracias a sus maravillosas vistas de la ciudad. De las siete colinas que tiene Roma, el Aventino se la considera la colina de la poesía. Algunos consideran que el nombre deriva de aves, (pues desde aquí se supone que Romulo y Remo lanzaron unas aves para decidir donde nacería la ciudad, siguiendo la tradición etrusca...y resultó porque al final doce buitres se pararon en el monte Capitolino y allí se fundó Roma. Otros que viene de la palabra "Adventus" (reunión) debido a las reuniones que allí hacían los plebeyos durante los festejos de las Diosa Diana. Pero tal vez la que más me gusta es la del rey Albalonga, Aventinus, que fue enterrado allí después de haberle matado un rayo.
Durante mucho tiempo estuvo poblado por la plebe de Roma, y era sede de numerosos templos de los dioses Mercurio, Diana, Ceres, de la Luna, de Júpiter Liber, de Flora, de Minerva (la actual Iglesia de Santa Prisca), el templo de Juno Regina, donde iban en procesión las solteras romanas cada primavera para dejar de ser solteras (actualmente sería Santa Sabina)... y un largo etcétera.
Pero lo que me gustaría que conocieseis es el Priorato de Malta. La forma más rápida y sencilla es coger la línea B del metro en la estación de Termini hasta la parada Circo Massimo (dirección Laurentina). Después subir la Vía di Santa Sabina, la cual aunque es un poco larga y empinada, te lleva directamente a la Piazza dei Cavalieri di Malta. El recorrido no es muy largo y merece la pena hacer el esfuerzo.  
La Plaza fue creada por Giovanni Battista Piranesi en el siglo XVIII y como curiosidad, os diré que durante el tiempo que permanezcáis en ella, no estaréis en Roma, ni siquiera en Italia, ya que se trata de un territorio donado por la Santa Sede a la orden de Malta. Prueba de ello son los dos guardias armados que suelen custodiar la Plaza las 24 horas del día. Los muros que rodean la plaza y que delimitan las propiedades de la Orden, están decorados con tabernáculos y estelas con emblemas navales y religiosos de la Orden.
La Orden se fundó en el siglo XI durante la Primera Cruzada cuando unos comerciantes de Amalfi (ciudad situada al Sur de Nápoles y al Oeste de Salerno) construyeron un hospital para peregrinos consagrándolo a San Juan Bautista, justo al lado de la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén. Con el paso del tiempo, además de realizar acciones hospitalarias también llevaron a cabo numerosas campañas militares contra los musulmanes árabes y posteriormente contra los turcos.


Su sede fue cambiando con el paso de los años a medida que el mundo musulmán recuperaba los territorios de Tierra Santa. La primera sede fue en el castillo del Crac de los Caballeros, pero tras la toma de Jerusalén por Saladino se trasladaron a San Juan de Acre, de donde volvieron a ser expulsados hasta establecerse en Chipre. Más tarde se trasladaron a la isla de Rodas en 1310, donde permanecieron hasta 1523. Fue aquí donde la Orden alcanza su carácter internacional independiente, puesto que el Gran Maestre, también era conocido como Príncipe de Rodas y acuñaban su propia moneda. Pero otra vez vuelven a ser expulsados, esta vez por el Imperio Turco Otomano.


El Emperador Carlos V de Alemania y I de España cede a la Orden las Islas de Malta en 1530, con el fin de proteger al mundo occidental cristiano del avance otomano. El avance turco no tarda en llegar y se produce el Sitio de Malta en 1565, donde la Orden está a punto de capitular de no ser por el "Gran Rescate" prestado por el ejercito español. Motivo por el cual la Orden siguió en Malta y colaboró con los españoles en la Batalla de Lepanto.

Más adelante en el tiempo, el Ejercito de Napoleón Bonaparte invadió la isla y la Orden tuvo que abandonar su sede de nuevo. La ocupación francesa no fue tolerada por la población y se rebelaron, los ingleses ayudaron en esta revuelta enviando armas y ayuda naval. AL final los franceses se rinden y los británicos convertirán las islas en su protectorado en 1800. Por tanto, la Orden de Malta ya había dejado de estar ligada a la isla, así que de nuevo trasladan su sede a diferentes ciudades de Italia hasta acabar en Roma en 1834.

Desde entonces la Orden de Malta ha continuado con sus labores hospitalarias y humanitarias sobretodo durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. Hoy en día a través de su página web: http://www.ordendemalta.es/ se pueden ver las distintas embajadas, prioratos y misiones que tienen alrededor del mundo.

http://4.bp.blogspot.com/_u1EprZTdETc/TTMujQba0AI/AAAAAAAAAEw/ndC1Rvzb8GM/s1600/CIMG0579.JPG

Bien, vayamos a lo que nos interesa. Veréis que delante del portalón verde suele haber gente haciendo cola, no es que repartan nada, pues suele estar cerrado a cal y canto. La razón es que están esperando a ver uno de los secretos más bien guardados de la ciudad, a través del ojo de la cerradura si miráis podréis ver perfectamente alineada al fondo de la imagen la Cúpula de la Catedral de San Pedro de Roma. Parece mentira el encaje en el encuadre que forman las puertas de los jardines secretos del priorato. Será casualidad, alineaciones místicas, razones cabalísticas...quien sabe, pero la verdad es que es muy curioso.
Siguiendo la Vía di Santa Sabina, llegaremos a la iglesia de Santa Sabina, una verja en un muro medieval y que antaño formaba parte de la fortaleza de la poderosa familia Savelli nos dará entrada al parque. Al lado de la verja podréis ver una bañera enorme de mármol, sobre la que hay un disco de piedra "mascherone"parecido a la Boca de la Veritá,  en la edad media, las mujeres consideradas infieles debían introducir la mano en la boca del dios del mar, y se creía que si no decían la verdad la boca les mordería. Entramos al Parque Savello o más conocido popularmente como el Parco degli Aranci, el parque de los naranjos, por los naranjos  que san Dominicos, el fundador de la Orden de los Dominicos, trajo de España en el siglo XIII. Aquí  podemos disfrutar de las vistas más románticas de Roma. Presenciar el "tramonto", es decir, el atardecer, sentado en el mirador, puede llegar a ser una de las experiencias más relajantes de nuestra visita a la capital italiana, además de que las vistas son espectaculares. Si a la visita le acompañamos con un buen vino de la región, y algo para picar, la cosa mejora mucho más. Quiero señalar también que los naranjos que allí se encuentran, disponen de naranjas dulces; pero mejor que las dejéis en el árbol para que todo el mundo pueda disfrutar de ellas.

La Iglesia de Santa Sabina es una de las primeras iglesias del cristianismo, del siglo V, contiene unos paneles paleocristianos muy interesantes. Seguiremos por la Vía di Santa Sabina hasta el final, para coger luego la de Clivio dei Publicii, que nos llevará al Circo Massimo. 

Bocca della VeritaSanta Maria in Cosmedin

Lo dejaremos a la derecha para ir a Santa María in Cosmedín, la podremos reconocer por el campanile románico de color rojizo. A esta iglesia se la conoce más por la Bocca della Veritá que hay en los soportales, que por la iglesia en sí, gracias a la película de "Vacaciones en Roma", con Gregory Peck y Audrey Hepburn paseándose por la ciudad en una Vespa. Antes de ser iglesia, en el s. IV era un Statio Annonae (es decir la oficina de la ciudad romana que distribuía la comida e inspeccionaba el mercado), dos siglos más tarde se conviritó en un Diaconate (un centro establecido por la iglesia para repartir comida a los pobres), al final en el s. VII el papa Adriano la convirtió en iglesia donándola a los refugiados griegos que huían de Bizancio, así se convirtió en Santa Mª de Cosmedin (su nombre deriva del famoso monasterio de Kosmidion de Constantinopla). Como seguramente habrá cola para meter la mano en la Bocca para conseguir la foto típica, os recomiendo entrar en la iglesia, es muy bonita y sencilla. En la misma plaza encontramos el Templo de Hercules Victor, el Templo de Portuno y la Cloaca Massima.