Paris, Roma, Londres, Lisboa, Venecia, Génova, Italia, Bruselas

martes, 1 de abril de 2014

Brujas: chocolate, canales, la Santa Sangre, y el Lago del Amor

Hoy, después de ver la película Monuments Men, he sabido que en la catedral de Brujas hay una estatua de "la virgen y el niño" que pertenece a Miguel Ángel Buonarroti, se la conoce como la Madonna de Brugge.
La pura realidad es que no lo sabía, y como no tenía claro si era realidad o ficción peliculera la he buscado en Internet y sí, es cierto, ahora tengo otro motivo para volver a esta maravillosa ciudad.
File:Bruges (2597081317).jpg
Una escapadita de un par de días en Brujas puede resultarnos muy especial, está cerca de la capital, Bruselas, a unos  90km y es un lugar de paz y relax, donde los coches no están permitidos en el casco antiguo. Es una ciudad medieval en todo su esplendor, es cierto que está en parte reconstruida, pero no por ello desmerece su valor arquitectónico.

Brugge, tal y como se la conoce en neerlandés, fue una ciudad próspera en el siglo XIV, se convirtió en el centro comercial más importante del noroeste de Europa, gracias a la fabricación de tapices, paños y encajes de gran calidad. Venían comerciantes de todos los rincones y fue aquí donde nació la primera Bolsa del mundo. Las primeras operaciones de cambio que podrían considerarse como bursátiles, se efectuaron en el hostal de la familia comerciante "Van der Beurse" que legó su nombre a la institución cuna del capitalismo ("beurs" en neerlandés significa bolsa). Durante el siguiente siglo la ciudad se transformó en  productores de todo tipo de objetos de lujo, fue la residencia de los Duques de Borgoña que atrajeron a numerosos artistas como Jan Van Eyck. Aquí el duque de Borgoña Felipe el Bueno, funda la orden del Toisón de Oro. Y es aquí donde nace su bisnieto Felipe el Hermoso marido de doña Juana la Loca, heredera del trono de Castilla. Para los seguidores de la serie "Isabel" sabréis el aprecio que le tenían sus suegros, y la devoción insana de su esposa Juana la loca.

Siglos después la ciudad va perdiendo fuerza, Amberes la sustituye como centro comercial, y las sucesivas dominaciones de Austria, Francia y de los Países Bajos empeoran la situación cada vez más, llegando a llamarla "Brugges la Morte". Pero fue gracias a una novela que llevaba este mismo título lo que hace que resurja el interés por la ciudad, de la noche a la mañana todo el mundo habla de ella, de sus calles, de sus canales y de sus tesoros ocultos, llegando a convertirse en Patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

Mi visita a la ciudad fue en 2006, y nos alojamos en el hotel Novotel Brugge Centrum, un hotel muy bien ubicado. Cerca de una calle comercial llena de tiendas de chocolates, vamos una delicia para los más golosos, no podías dejar de pegar la nariz en los cristales.  En un primer paseo nos acercamos al Beginjhof, lo que sería el Beaterio. Fundado en 1245 y donde vivían las "Beguinas" actualmente está ocupado por una orden religiosa, pues ya no quedan "beguinas". La siguiente parada fue en el Burg, donde está el ayuntamiento, aunque el edificio que  más me llamó la atención fue la Basílica de la Santa Sangre, donde se conserva y se venera cada viernes la reliquia de la "santa sangre", en una botella de cristal de roca que data de los siglos XI o XII. Desde su llegada a Brujas hay que decir que nunca se ha abierto. Es casi seguro que la botella se realizó en la antigua Constantinopla, y estaba destinada simplemente para contener perfume. La tradición afirma que se trajo la reliquia que contiene la Sangre de Cristo desde Jerusalén después de la Segunda Cruzada.

La adoración de la reliquia está en el origen de la famosa Procesión de la Santa Sangre que se celebra cada año en Brujas durante el mes de mayo, creo que para el Corpus, y según la guía ¡la sangre se vuelve líquida! Los ciudadanos, vestidos con trajes históricos, escenifican en la procesión escenas bíblicas y rememoran la llegada de la Santa Sangre hasta la ciudad.  Pasear por Brujas puede hacerse andando, en bicicleta, alquilar un coche de caballos o bien por los canales, en barcos. Esa fue nuestra opción, el paseo suele durar una media hora y el precio está sobre los 7 euros (si tenéis la Brugges Card, os entra gratis), el mejor momento para mi gusto es al atardecer, con la puesta de sol las fotos quedan magníficas.

Pero si hay un lugar extremadamente bonito y romántico es el Minnewater o Lago del Amor. Un lugar para descansar, leer, o si estáis en pareja... no voy a dar ideas!



Según la leyenda la creación del lago se debe a una mujer, se llamaba Minna, y a quien su padre quería desposar con un hombre de buena condición. Pero como siempre suele ocurrir a la chica le gustaba un tal Stromberg, un apuesto joven que estaba por debajo de la escala social a la que el padre aspiraba. La muchacha estaba tan desesperada que, una noche, escapó de casa corriendo hacia el bosque de robles de las afueras de la ciudad. A las pocas horas, Stromberg se enteró de la desaparición de la joven y corrió presuroso en su busca. Amaneció el día siguiente y no lograban dar con la chica, hasta que unas horas después Stromberg la encontró. La chica yacía sin fuerzas en medio del bosque, muriendo poco después en brazos de su amado. Para recordar aquel lugar, el joven construyó una pequeña cabaña y una presa para detener las aguas del río Leie que pasaban por allí. Allí mismo cavó una tumba para Minna… Cuenta la leyenda que el lugar que hoy ocupa el lago es donde se halla enterrada la joven.

Otra leyenda está referida a los numerosos cisnes que suele haber en el lago, se cuenta que en 1488 el pueblo de Brujas ejecutó a uno de los administradores de la ciudad perteneciente a la corte de Maximiliano de Austria, Pieter Lanchals, curiosamente este nombre significa en neerlandés "cuello largo" y en su escudo de armas aparecía un cisne blanco. Cuenta la leyenda que Maximiliano de Austria castigó a la ciudad por su acto obligándoles a mantener a sus cisnes blancos por los canales y lagos de la ciudad hasta la eternidad.

Hay una película que sucede en Brujas, se trata de "Escondidos en Brujas" con Colin Farrel y Brendan Gleeson, unos asesinos que deben esconderse en la pequeña ciudad hasta recibir noticias de su jefe, no explico más porque la verdad es que pasa de todo